Connect with us

Política

Los Universitarios hablan – El ataque cibernético a la SEDENA nombrado “Guacamaya leaks”. | Siempre! – Siempre!

Publicado

En

 111 total de visitas,  3 visitas de hoy

Los Universitarios hablan es un espacio abierto a la comunidad estudiantil, la que cursa la licenciatura en las instituciones de educación superior; inicialmente las que funcionan en la Ciudad de México. Pretende ser un espacio en el que los universitarios opinen libre y responsablemente sobre temas de actualidad.
En esta entrega participan estudiantes de la Escuela Libre de Derecho. Dan su visión respecto de un tema específico y actual: el ataque cibernético a la SEDENA nombrado “Guacamaya leaks”.
Elisur Arteaga Nava
 
Arturo Yamil Alvarado Díaz Slim, ELD
 
A finales del mes de septiembre de este año, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que un ataque cibernético efectivamente había coartado la seguridad de la Secretaría de la Defensa Nacional (“SEDENA”) y que había extraído información confidencial de SEDENA. Desde entonces, semana con semana, se siguen relevando secretos del Ejército que demuestran lo que muchos temían, tales como corrupción, desapariciones, asesinatos y hasta padecimientos del mismo presidente.
Independientemente de la información revelada por los Guacamaya Leaks, preocupa aún más la impunidad. Quienes apoyan incondicionalmente al régimen actual dirán que la veracidad de la información filtrada no está aún comprobada y tienen razón. Sin embargo, eso no es óbice para que tengamos una discusión seria sobre responsabilidad. Para comenzar, la afirmación de López corroborando el hackeo debe de ser un indicador de la verdad del contenido de la información revelada.
Es alarmante que el Ejército no planee rendir cuentas ni desmentir el contenido filtrado y prueba de ello es que Luis Cresencio Sandoval González, secretario de SEDENA, decidiera suspender la reunión que tenía programada para el martes 17 de octubre con la Comisión de la Defensa Nacional de la Cámara de Diputados para discutir precisamente la posición oficial respecto del ataque cibernético. Aunado a ello, había aceptado tener la reunión solamente si ésta fuera en su oficina en SEDENA. Incluso si se reprograma la audiencia, seguramente no tendremos respuestas. Cuando el país camina hacia la militarización, aterroriza que los militares no quieran someterse a otros poderes.
 
Alejandra Estrada Campos, ELD
 
El reciente ataque cibernético por parte de un grupo de activistas digitales autonombrado “Guacamaya” ha puesto en jaque a un Estado cuyo poder militar se encuentra desbordado y al margen de cualquier límite. Los nexos con el crimen organizado, el conocimiento de ataques criminales, la corrupción al interior, el abuso de poder, las irregularidades financieras y el espionaje a periodistas y grupos de la sociedad civil que luchan por la vida y dignidad de otros, confirman una vez más que la apuesta militarista se aparta radicalmente de cualquier aspiración de Estado Democrático de Derecho.
El presidente López Obrador ha minimizado la gravísima situación alegando que la información obtenida carece de importancia y que se trata de “actos de inteligencia”, llevándonos al absurdo de pensar en una clase de espionaje del bienestar, supuesto totalmente incompatible con la noción de derechos humanos. En los regímenes totalitarios el crítico, adversario e inconforme pierden su esencia para volverse un enemigo bajo el lente de un Estado que alimenta mediante la arbitrariedad a un monstro que no rinde cuentas y amenaza las libertades de la sociedad.
Queda claro que no existe realidad más palpable que la del poder, el mismo que hoy desconoce su razón de ser y se aleja un paso más de los límites que lo legitiman.
 
Mauricio Gutiérrez Cachón, ELD
 
En la noche del 29 de septiembre, terminando el mes patrio, nos enteramos de una de esas noticias que llegan a oídos de todos los mexicanos. Un grupo de hacktivistas denominado Guacamayas consiguió filtrar aproximadamente 6 terabytes de información de los servidores de la Secretaría de la Defensa (SEDENA), que según Loret de Mola equivaldría hasta “¡35 millones de documentos!”
Durante la mañanera del día siguiente, y en la mayoría de las noticias que ese día se compartieron incluso por el propio Loret, se dio principal importancia al tema de la salud del Presidente. Que si bien, es un asunto que a todos los mexicanos nos interesa, ya que se reveló que la salud del titular del ejecutivo se encuentra peor de lo que sabíamos, a mi parecer no es nada que deba realmente sorprendernos. Hábilmente López Obrador logró agarrarse de este tema y dirigir el foco de la conferencia hacia ello.
Pero a poco menos de un mes de los SEDENA Leaks, como se les está llamando, ha salido a la luz una cantidad de información sobre diversos temas que revelan irregularidades y corrupción dentro de las actividades del ejército. Desde información de operativos, la agenda del Secretario de la Defensa, hasta involucramiento de la SEDENA en el huachicol. Y, mientras se siguen revisando esos millones de documentos, más cosas saldrán. Habrá que permanecer atento a ello.
Con toda la información potencial que se tiene, pienso que ese primer tema del que se discutió, la salud del Presidente, quedará rápidamente en segundo plano. Una vez abierta esta caja, como lo dijo López Obrador durante aquella mañanera (aunque con sarcasmo) “Ahí vienen las revelaciones”.
 
Alejandro Ávila Valladares, ELD
 
El tema del momento es la filtración de documentos de la SEDENA perpetrado por el grupo de “hacktivistas” conocido como Guacamaya, mediante el cual se filtraron 6 terabytes de información de delicadísimo contenido.
Algunos de los asuntos que se robaron los reflectores dentro de este sinfín de correos electrónicos fueron: el estado de salud del Presidente, la utilización por parte del ejército del software iraquí de espionaje llamado Pegasus y el material sobre el operativo “Culiacanazo”.
Este hackeo al parecer tuvo su origen en deficiencias en los controles de ciberseguridad de la SEDENA, mismas que la Auditoría Superior de la Federación había reportado en 2021 y no fueron remediadas.
La difusión de este contenido resulta inquietante por dos razones: Primero, debido a la posible revelación de datos personales en los correos filtrados, ya que implicaría un peligro para estos particulares. Segundo, derivado de que se tratan temas de seguridad nacional, relacionados con la organización interna del ejército que sería desastroso que cayeran en manos del crimen organizado.
Pese al monumental ciberataque y la escandalosa información hallada, el Presidente minimizó su importancia y prefirió poner una canción de Chico Che en la conferencia mañanera, así como contar algunas anécdotas de guacamayas cuando se le cuestionó sobre el grupo de hackers con el mismo nombre.
No obstante, queda seria duda sobre la fiabilidad de la ciberseguridad de nuestras instituciones y preocupación acerca del ensanchamiento de tareas a un ejército que no es capaz de protegerse ni a sí mismo.
 
 
Landaverde Juárez Juan Carlos, UAM
 
“El uso legítimo de la fuerza” como herramienta del Estado para reprimir una clase a favor de otra, se hace evidente dentro de los correos filtrados por los Guacamaya Hackers sobre el Ejército Mexicano.
Ricardo Miguel Raphael, periodista que denunció a la Defensa Nacional y al Gobierno Federal por haber infectado su dispositivo celular con el malware Pegasus durante los años 2019 y 2020, demuestra que no importa el color de la estructura partidista en el poder. En las filtraciones de Guacamayas, él es uno de los periodistas espiados. AMLO avala el espionaje en contra de la población a la que le debe su investidura.
¿Por qué el Ejército realiza operaciones que Constitucionalmente le son prohibitivas? AMLO es parte de un esquema contra la población mundial. El poder adquisitivo se pierde; la inflación aumenta; la pobreza crece; el sector privado amenaza los Derechos Sociales. ¡Ah, pero el Ejército engrosa su estructura! ¿Acaso se prepara la clase gobernante contra levantamientos sociales y reprimir con balas lo que no pueden solucionar con “buen Gobierno”?
La matanza de Tlatelolco (1968); el “Halconazo” (1971); “El Caso Rosendo Radilla Pacheco”, del cual surge una de las Condenas más importantes al Estado mexicano por violaciones a Derechos Humanos, (1975); Aguas Blancas (1995); Ayotzinapa (2014). ¿Cuántos eventos cómo éstos nos faltan por vivir?
AMLO le ha dado un poder enorme al Ejército, la represión a la sociedad Civil seguirá. Ojalá me equivoque.

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending