Connect with us

Nacional

Si las tasas de interés no frenan la inflación, ¿qué otras alternativas hay para bajarla? – Cambio Colombia

Publicado

En

 3 total de visitas,  3 visitas de hoy

Martes, Noviembre 1 de 2022
Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño
La autoridad monetaria ha subido las tasas de interés en las últimas diez reuniones, pero nada que baja la inflación. ¿Qué más se podría hacer para contenerla?
Las tasas de interés son el instrumento por excelencia del Banco de la República para controlar la inflación. Sin embargo, no siempre las cosas suceden como se espera. Al menos, no tan rápido. El Banco de la República lleva 13 meses consecutivos subiendo las tasas, hasta situarlas en 11 por ciento en la reunión del viernes 28 de octubre, y el país todavía no siente el efecto sobre los precios.
No sucede solo en Colombia. Los expertos del mundo coinciden en que la inflación de este momento –que se vive a lo largo y ancho del planeta– es diferente. Algunos de los precios altos se mantienen porque la gente sigue consumiendo demasiado; otros son consecuencia de los problemas de oferta, los cuellos de botella en la cadena logística y los mayores precios de producción generados por la guerra entre Rusia y Ucrania.
“La inflación tiene un componente importado y otro interno –explica Hernando Zuleta, profesor de Economía de Los Andes–.  En el interno, la recuperación poscovid, las tasas de interés estuvieron muy bajas, y eso coincidió con un impulso fiscal muy fuerte, no solo durante la pandemia sino en los meses posteriores. Entonces la economía se recuperó tanto que ya se está recalentando. Eso explica parte de la inflación”.
Carolina Soto, excodirectora del Banco de la República, añade que la tasa de referencia del Banrepública, como herramienta principal para combatir la inflación, “hay que utilizarla para mandarle la señal adecuada a la gente de que el banco está respondiendo de forma inmediata y efectiva al aumento de precios y de que se está haciendo todo lo posible por llegar a la meta objetivo de inflación, que es de 3 por ciento”. 
Los expertos coinciden en que subir las tasas de interés del Banco de la República es necesario y seguirá siendo la herramienta principal, pero puede recibir ayuda. Por ejemplo, Zuleta recuerda que la inflación también “tiene un componente importado que se explica por la crisis de los contenedores, que encareció todas la importaciones; por la guerra de Rusia y Ucrania, que encareció los granos y fertilizantes en todo el mundo, y por la devaluación, que también está relacionada con la crisis internacional”.
Para reducir el impacto que tiene ese componente internacional sobre nuestra inflación, algunos economistas advierten que se pueden tomar otras medidas como agilizar los procesos de ingreso de mercancías en los puertos del país; así se reducen los costos de tener alimentos y otros bienes por días o incluso semanas o meses “parqueados” en los puertos, en lugar de llegar a las tiendas para aumentar la oferta y reducir los precios. 
Otras opciones pueden ser las revisiones de aranceles para decidir si, al menos temporalmente, se pueden bajar algunas tarifas que sean demasiado altas. Y como otro factor importante es la devaluación, los especialistas aseguran que se pueden hacer más anuncios y tomar más medidas para darles señales de tranquilidad a los mercados y lograr que el dólar siga bajando, como lo ha hecho en los últimos días. 
Una de esas señales está en el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles. Aunque subir el precio de la gasolina puede tener inicialmente un impacto sobre la inflación, este es relativamente bajo y tiene la ventaja de demostrarles tanto a analistas locales como extranjeros que el gobierno está comprometido con cerrar ese déficit para reducir la cantidad de dinero que tendrá que pagar allí.
Por otro lado, la excodirectora Soto advierte que intervenir la tasa de cambio no ha resultado ser una medida efectiva. “Podría pensarse en algún mecanismo de intervención cambiaria, aunque la tasa de cambio es flotante en Colombia, dado que los mercados han estado tan sensibles a factores propios de Colombia. El banco podría considerar alguna medida cambiaria para enviar la señal de reducir la presión en la tasa de cambio. Estas medidas han demostrado que no son efectivas; sería más bien para enviar una señal de preocupación frente al tema cambiario”. 
Con las tasas de interés al alza y las nuevas decisiones del gobierno que buscan asegurar que en el futuro seguirán llegando los dólares necesarios para la economía colombiana, las cuentas del Banco de la República calculan que el PIB nacional crezca apenas 0,5 por ciento el próximo año y que la inflación se sitúe en un 7 por ciento.

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending