Connect with us

Nacional

La premio Pulitzer de música que colabora con Rosalía – La Vanguardia

Publicado

En

 84 total de visitas,  3 visitas de hoy

Cultura
Directo
Guerra Ucrania – Rusia, en directo | Últimas noticias del conflicto
Carlos Alcaraz – Nishioka | Partido de tenis del Masters 1000 de París-Bercy 2022
El catalán Ferran Cruixent y la estadounidense Caroline Shaw se presentaron ayer en el Palau de la Música 
Maricel Chavarría
Barcelona
Ganar un Pulitzer a los 30 reformulando la partita; hacer un cameo en la serie Mozart in the Jungle ; producir a Kayne West, o aliarse con Rosalía para rumiar todo tipo de sonidos en Motomami . Y aún así seguir teniendo cara de no haber roto un plato. Caroline Shaw (Greenville, Carolina del Norte, 1982), violinista, cantante y compositora muy de moda al otro lado del charco, está en Barcelona iniciando su temporada como invitada del Palau de la Música. El Cor de Cambra interpreta mañana dos de sus obras – And the swallow y Seven joys– , más otras dos de Ferran Cruixent, Advent (con texto de Rainer Maria Rilke) y Metaverse II , encargo de la sala que es estreno absoluto. Como estreno es hoy en Simfònics al Palau Cyber Prelude , de Cruixent.
A pesar de la cantidad de encargos que recibe en su país, la de Shaw es la primera invitación a una temporada de sala de conciertos. A la directora artística adjunta del Palau, Mercedes Conde, no le faltaban argumentos ayer para avalarla.
“Caroline no ve la diferencia entre música popular y culta, característica de los creadores estadounidenses, que a veces tienen mayor libertad creativa. Además tiene una vertiente emotiva, fresca. Y siendo cantante puede interactuar con los coros y guiarles en su música”.
La directora Júlia Sesé alabó la cantidad de ideas musicales de su obra, que mezcla texto hablado y cantado, da libertad rítmica, juega a acercar la voz a la sonoridad de metales o superpone cantos gregorianos.
“No pretendo demostrar nada –dice la artista–, yo tocaba mucha música antigua y me gustan también en el pop sus harmonías. Una buena canción tiene estos giros melódicos y armónicos”. Niña de coro de iglesia presbiteriana que en la veintena era violinista freelance y tocó “mucha música que no me hacía llorar”, siguió en un momento dado su instinto y comenzó a experimentar con los límites vocales. A Rosalía le une el hecho de que nunca dirá “esto es chulo, dejémoslo así”, sino “esto es chulo, qué más se podría hacer”. “Está creando a lo salvaje, pero en 5 años, cuando se pueda zafar del mundo del pop star, será alucinante”.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending