Connect with us

Nacional

La inflación no deja de acosar a EEUU: el IPC subyacente se dispara un 6,6% hasta máximos de cuatro décadas – elEconomista

Publicado

En

 153 total de visitas,  3 visitas de hoy

La inflación no tiene visos de dar un respiro a la primera economía del planeta. Con cada lectura de IPC de EEUU se repite la pauta: se busca cualquier mínimo atisbo de relajación que el dato final acaba por aplastar. En el informe relativo a septiembre, el IPC general escaló un 8,2% interanual y el subyacente -excluyendo energía y alimentos sin procesar- un 6,6%, el máximo desde agosto de 1982. El mes anterior ambas métricas fueron del 8,3% y del 6,3% respectivamente. Los datos quedan por encima de lo esperado por el mercado, que barruntaba en ambos indicadores una décima menos de lo registrado.
Para tener la fotografía completa, baste con mirar la evolución intermensual. El IPC general avanza un 0,4% frente al 0,2% previsto y el 0,1% de agosto. El IPC subyacente acelera un 0,6%, igual que el mes previo, y una décima por encima de lo esperado. Las esperanzas de una mayor relajación en los datos por la bajada de los precios de la gasolina se esfuma en las tablas del informe de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS por sus siglas en inglés).
Ya en los últimos informes se evidenciaba que las preocupaciones derivaban no tanto del dato de IPC principal como del subyacente. La escalada de este indicador constata la persistencia de una inflación pegajosa que no será fácil de derrocar. La economía de EEUU aguanta fuerte tras su recuperación después de la pandemia y la solidez del mercado laboral da alas a unas subidas salariales que generan presiones inflacionistas.
Analizando el desglose del IPC por componentes, precisamente la gasolina registra un notorio descenso del 4,9% mensual en septiembre que hace descender un 2,1% el subíndice de la energía, insuficiente para compensar la subida en otros productos como la comida (+0,8%), la vivienda (+0,7%) -los alquileres y sus equivalentes imputados a los propietarios repuntan un 0,8%, la mayor subida mensual desde junio de 1990- o los servicios -excluyendo los energéticos- (+0,8%).
Revisando la variación interanual por componentes, las cifras son de auténtico pasmo. La comida sube un 11,2%, la energía un 19,8%, la gasolina un 18,2%, la electricidad un 15,5%, los servicios un 6,7% y la vivienda un 6,6%.

El telegrama para la Reserva Federal (Fed) vuelve a ser nítido: hay que persistir con las subidas de tipos. Datos macro como el último informe de empleo -relativo a septiembre, conocido el viernes y el enésimo que demuestra fortaleza en el mercado laboral- y como la inflación al productor (IPP) conocida este miércoles abonaban el terreno para una cuarta subida seguida de tipos de 75 puntos básicos (hasta el rango 3,75%-4%) en la reunión de noviembre, que se celebrará a principios de mes.
Sin embargo, al ser el dato de IPC de hoy peor de lo esperado, se han empezado a acumular las apuestas que prevén una subida aún mayor de tipos. Antes de conocerse el IPC de hoy, el mercado daba un 83% de probabilidades de una cuarta subida seguida de tipos de 75 puntos básicos por parte de la Fed en su reunión de noviembre y solo un 17% a la posibilidad de un alza de 50 puntos básicos. Tras la lectura, se da un 96% de probabilidades a un alza de 75 y un 4% a una de 100.
Esto reforzará la decisión de la Fed de subir los tipos otros 125 puntos básicos antes de fin de año, hasta el rango 4,25%-4,50%, como preveía en sus perspectivas de septiembre y como coinciden los analistas. Antes del IPC de este jueves, los mercados apostaban por un techo cercano al 4,7% en marzo de 2023 y progresivos recortes hasta el 4,3% al comenzar 2024. Tras el informe de la BLS, las apuestas ya contemplan un tipo máximo del 4,92% para marzo de 2023.
El rendimiento del bono americano a 10 años se ha disparado (junto con el resto de la curva) instantes después del dato. El interés que ofrece el bono supera el 4% y se sitúa en niveles que no se veían desde mediados de 2007. Ahora mismo, toda la curva supera el 4% de rendimiento, salvo las letras a uno y tres meses, y el bono a 30 años. La nota a 2 años escala ya por encima del 4,5%, siendo del 4,27 antes del dato.
A su vez, la perspectiva de unos tipos más altos vuelve a empujar al dólar, que antes del dato perdía un 0,45% con el euro y ahora lo gana hasta las 0,966 unidades europeas por ‘billete verde’. La sangría en las bolsas no ha tardado en llegar: los futuros de Wall Street subían un 1% y tras el dato retroceden cerca del 2%. En las bolsas europeas se ha repetido la dinámica.

Cuando la Fed aplicó su primera subida de 25 puntos básicos en marzo, inaugurando este ciclo de alzas, el IPC subyacente de EEUU se situaba en el 6,5%. De hecho, esto resultó ser un pico, ya que en los meses siguientes se situó por debajo del 6%. Pero en agosto subió al 6,3% y hoy ha llegado esta lectura del 6,6%.
“Esto es desalentador en un contexto en el que las últimas actas del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed –conocidas este miércoles– pintan una imagen clara de la intención de mantener la presión de las subidas de tipos hasta que la inflación se haya controlado. Un problema más amplio para el mercado del Tesoro ha sido la tendencia al alza de las medidas subyacentes de inflación en los últimos dos meses. Lo vimos en el informe del IPP de EEUU de ayer”, adelantaba esta mañana el equipo de analistas de ING encabezado por Padhraic Garvey.
Olu Sonola, jefe de Economía para EEUU de la agencia Fitch explica que “la aceleración en los servicios ha dado alas a la inflación, respaldada también por la fortaleza continua en la vivienda y las presiones salariales de un mercado laboral muy ajustado. Todo esto, probablemente mantendrá la inflación incómodamente alta durante algún tiempo. El único ápice de buenas noticias es que la inflación de bienes básicos continuó moderándose, pero así la marcha agresiva de la Fed hacia territorio restrictivo continuará a toda velocidad”.
“Las cifras de hoy confirman el temor de varios miembros relevantes de la Fed de que la inflación se va a mantener más alta de lo que se esperaba. Incluso si los precios de la energía se estabilizan en los próximos meses, es probable que la inflación caiga solo levemente y se mantenga muy por encima del objetivo del 2% de la Fed (que, estrictamente hablando, se aplica al deflactor PCE)”, aseguran desde Commerzbank.
“Por lo tanto, es prácticamente seguro que habrá más aumentos significativos de los tipos. Seguimos esperando otra gran subida de tipos de 75 puntos básicos en la reunión de principios de noviembre, y pronosticamos que los tipos alcancen un máximo del 5%“, remachan desde el banco alemán.
Aunque la quinta subida seguida de tipos de 75 puntos básicos para diciembre va a estar ‘disputada’, los analistas de ING defienden en una nota por qué creen que esta debería ser de 50: “Nuestro razonamiento es que la economía se está desacelerando y hay más pruebas que apuntan a un debilitamiento del poder de fijación de precios de las empresas. La encuesta de la Federación Nacional de Empresas Independientes muestra que la proporción de empresas que quieren subir sus precios se está moderando rápidamente para reflejar el cambio de perspectivas de crecimiento y el aumento de los niveles de inventario, que no quieren dejar en sus libros”.
icon-comments Leer comentarios (7)
¿No eres usuario?
A ver si la FED se marca un “Paul Volcker”, el sábado por la noche del 6 de octubre de 1979, subió los tipos 100 puntos básicos esta “jugada” desconcertó a los mercados que bajó un 6% en la semana siguiente, derroto a la inflación pero dejo muchos bolsillos arruinados
Ahora a ver si alguien le echa la culpa a Pedro Sánchez acerca de la subida de la inflación en EEUU.
Que hagan como el enterrador aquí, ponen al frente de la estadística a un amiguete y baja la inflación inmediatamente.

Es que estos yankies son un poco burros por hacer las cosas bien.
^>

inflación real en USA del >< 100%

En el 89 cayó el primer experimento Socialista a gran escala, la URSS, la Comuna de París-1871- pese a ser anterior no la contamos porque fue muy limitada en el tiempo

No conformes con ese desastre de proporciones Bíblicas, en vidas y riqueza

30 Años después-2019- el Socialismo está sumiendo al mundo en la miseria económica y un genocidio de vidas humanas, que parecía que ya eran cosa del pasado para la humanidad, que dejara la Caída del Muro de Berlín como un Botellón de fin de semana
Una crisis más artificial,como se dice siempre gana la banca..los fondos financieros..el interés por dejar el petróleo es nulo…el capitalismo está herido de muerte las masas se están empobreciendo por años..mientras unos pocos hacen sus montañas de dinero más y más altas a costa de cargarse el mundo y su medio ambiente..la guerra de Ucrania sólo es la espita de la olla a presión soltando presión…contra más pobreza se instale en la sociedad más violencia contra el sistema irá generándose…las Revoluciones las hacen las masas cuando ya no tienen nada que perder
estos van a tener que subir el precio del dinero mas deprisa.
Estos criminales de los BBCC nos han arruinado “imprimiendo de la nada” moneda a mansalva desde 2001 a sabiendas. Ahora, cuando los precios de los activos se hundan, sus amos podrán comprarlos regalados.

La clase media occidental condenada al hambre.

O ellos o nosotros.

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending