Connect with us

Nacional

La inflación en México llega en marzo a 7,45%, su mayor nivel desde hace dos décadas – EL PAÍS México

Publicado

En

 87 total de visitas,  3 visitas de hoy

La escalada de precios en México sigue desbocada. Durante marzo, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) volvió a acelerar y se ubicó en 7,45% según la tasa anual: el nivel más alto desde enero del 2001 —en ese entonces se situó en 8,1% —, ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). El incremento en los precios del gas doméstico LP, gasolina de bajo octanaje, transporte aéreo, huevo y tortilla de maíz presionaron al alza este indicador. El resultado estuvo ligeramente por encima de los pronósticos del mercado, los cuales estimaban una variación de 7,3%, según el promedio de los analistas económicos.
La inflación subyacente —que excluye de su contabilidad los productos de alta volatilidad de precios y es la que toma en cuenta el Banco de México para tomar sus decisiones en política monetaria—, registró una variación del 6,78% anual. En su interior, los precios de los servicios se aceleraron y se ubicaron en 4,6%. De febrero a marzo, la inflación presentó una variación de 0,99%, su mayor nivel para un mes igual desde 1998, de acuerdo con datos del Inegi. La balanza no subyacente, que contabiliza los productos que presentan una alta volatilidad en sus precios, como los productos agrícolas o los combustibles, tuvo una aceleración y se posicionó en 9,45%.
Los productos que más se encarecieron de febrero a marzo fueron el transporte aéreo con 41%, el aguacate con más del 13%, la cebolla con un 10% y el gas LP con un 7,8%. Por Estado, Yucatán registró las mayores presiones inflacionarias, seguido de Morelos y Tlaxcala.
Gabriela Siller, de Banco Base, señala que debido a que la inflación continúa mostrando una trayectoria ascendente, Grupo Financiero Base revisará al alza su proyección de inflación al cierre del año. “Durante el segundo trimestre, es probable que disminuyan moderadamente las presiones inflacionarias en el componente no subyacente, debido a ajustes en tarifas de energía eléctrica. Sin embargo, esto último no es suficiente para propiciar un cambio de tendencia de la inflación general. De continuar las presiones inflacionarias actuales hacia junio, la proyección de inflación hacia el cierre del año podría ser revisada, al alza, hacia el 8%”, comenta.
México cerró 2021 con la tasa de inflación más alta en 21 años, un 7,36%, por el aumento sostenido en los precios de los alimentos y los combustibles. Aunque en enero de este año la escalada de precios parecía haber dado un respiro con menores cifras respecto a los meses previos, los datos de febrero han vuelto a encender las alarmas dentro del sector económico y financiero del país.
El aumento de precios suma un año fuera del objetivo fijado por el Banco de México, que ubicaba el indicador en un 3%. En su más reciente informe trimestral, el banco central reconoce que pese a que se anticipaba que la inflación general se iba a reducir a lo largo de 2022, conforme se diluyeran los efectos de la pandemia, tampoco se puede descartar la posibilidad de que ocurran nuevos choques que la presionen al alza derivada del complejo entorno que enfrenta la inflación como resultado de la pandemia, el cual pudiera verse deteriorado aún más ante el conflicto entre Rusia y Ucrania.
En marzo pasado, el Banco de México elevó la tasa de interés al 6,5% en respuesta a la alta inflación en el país. La decisión unánime de banco central por el aumento de 50 puntos base se originó por el acentuado entorno de “incertidumbre” y el incremento de precios provocado por el “conflicto geopolítico”, en referencia a la guerra en Ucrania. Los miembros de la Junta de gobierno del Banco de México (Banxico) reconocieron que la inflación en el país tardará más tiempo en llegar a la meta inflacionaria de 3% debido a presiones de la pandemia y la invasión de Rusia a Ucrania. En la minuta de la última reunión de política monetaria dadas a conocer este jueves, detallan que la mayoría de los cinco miembros de la junta observan presiones inflacionarias externas derivadas de la pandemia, así como mayores presiones en los precios agropecuarios y energéticos por la reciente ofensiva rusa en Ucrania.
En la minuta, uno de los subgobernadores comentó que las presiones inflacionarias se han originado de los problemas logísticos, elevados precios de fletes marítimos, disrupciones en las cadenas globales de valor y cambios en los patrones de consumo, este mismo miembro, del que no se da el nombre, añadió que no se prevé que estas presiones se resolverán pronto. Ante este panorama, el banco central expresó que en las siguientes decisiones de política monetaria la Junta de Gobierno vigilará estrechamente las presiones inflacionarias, así como todos los factores que inciden en la trayectoria prevista para la inflación.El próximo anuncio de política monetaria del banco central será el 12 de mayo.
Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país
Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.
O suscríbete para leer sin límites
Suscríbete y lee sin límites

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending