Connect with us

Nacional

Inflación: Fernández rechaza un “plan de estabilización” que enfríe la economía y apunta a otras medidas – LA NACION

Publicado

En

Home
Secciones
Club LN
Mi Cuenta
Alberto Fernández retomó el uso de filminas para defender su gestión frente a propios y ajenos. La que mas lo enorgullece es la que exhibe que la actividad económica creció por tercer año consecutivo durante su mandato, después de la pandemia. Es un gráfico que arranca en el año 2000 y que muestra, además, que en los ocho años de Cristina Kirchner hubo subidas y bajadas en la actividad.
Con ese caballito de batalla, en los últimos días el Presidente hizo saber que no quiere implementar un plan de estabilización monetaria de shock para domar a la inflación, a pesar de que muchos economistas esbozan esa hipótesis para corregir los desequilibrios y traen a la memoria el Plan Austral de los 80 o la convertibilidad de los 90.
“Un plan de estabilización no queremos, enfría la actividad económica y el consumo. Tenemos que buscar alternativas”, dijo Fernández esta semana durante una reunión en la Casa Rosada.
El problema de los precios vuelve a tensar al Gobierno porque las consultoras privadas ya pronostican que la inflación de octubre subirá de nuevo un escalón, luego del 6,2% que se registró el mes pasado. Si eso se cumple, Sergio Massa no podrá jactarse de que entró en un sendero de descenso lento, como alegaba hasta ahora.
Según pudo saber LA NACION, el Presidente y Massa analizan otras medidas puntuales para darle batalla a los precios. “Un nuevo acuerdo de precios con las empresas de consumo masivo y un par de medidas más”, se limitó a decir un importante funcionario del Gobierno que no quiso brindar mayores detalles.
En el kirchnerismo y en el Palacio de Hacienda relativizan la mirada de Fernández. “Sergio ya está haciendo, de hecho, un plan de estabilización porque está aspirando los pesos para reducir el circulante y quitarle presión al dólar blue”, advirtió un colaborador de La Cámpora que trabajan en una dependencia económica. “Probablemente esta haciendo esto ahora para soltar la cuerda en 2023″, agregó. Y repitió un argumento que vienen esbozando cerca de la vicepresidenta. “Hay que utilizar las herramientas que ya están, poner a trabajar a los organismos del Estado y trabajar sobre las cadenas de valor. Cristina nunca congeló precios”.
Un funcionario que integra el equipo de Massa dijo a LA NACION: “Lo que dice Alberto es que no quiere un plan de estabilización como un anuncio de shock, pero con la dólares financieros domados y la mejora de la confianza se está estabilizando”. Y reconoció: “Tampoco tenemos suficientes reservas como para hacer un shock financiero ahora. Se podría decir que estamos en un plan de estabilización realista y heterodoxo”.
Massa, según funcionarios que hablaron con él en los últimos días, quisiera terminar el año sin llegar a una inflación de tres dígitos, como una señal que ayude a moldear las expectativas. “Lo importante es la tendencia, veníamos a 200 kilómetros por hora y ahora vamos a 60″, replican en el Palacio de Hacienda.
La secretaría de Comercio, en tanto, trabaja en un nuevo acuerdo de precios con unas 20 empresas de consumo masivo. Massa anunció que sería por 90 días pero se baraja llevarlo a 120.
“Estamos enfocados en la negociación, viene bien pero es muy complejo. Queremos un acuerdo con las empresas, no una imposición”, señaló un funcionario de Economía. Según pudo reconstruir este medio, se esta mirando con lupa a la actividad de las compañías. El secretario de Comercio, Matías Tombolini, analiza la acumulación de ganancias de las empresas y la evolución de los precios de sus productos, porque hay situaciones muy dispares. El titular de Aduanas, Guillermo Michel le realiza un informe semanal a Massa con las importaciones de esas empresas, que representan el 60% del consumo. Michel es un alfil clave del tigrense que se ganó la buena valoración de Cristina Kirchner tras implementar un sistema para detectar irregularidades en los pedidos de divisas para traer insumos al país, en sintonía con el reclamo de la vicepresidenta de terminar con el “festival de importaciones”.
Uno de los incentivos que se les daría a las empresas de consumo masivo para que estabilicen sus precios está ligado, justamente, a sus importaciones. “Lo que se busca es que sea un acuerdo sostenible en precios y en stock, por eso se habla de un canal verde para las importaciones de insumos de esas empresas. Es decir, facilitar mayores importaciones que garanticen la mayor demanda por la fijación de precios”, dijo un colaborador del equipo económico.
Y agrego: “De todas formas la base es el equilibrio fiscal y la acumulación de reservas. Recién sobre eso podemos apuntar a moderar las expectativas inflacionarias con acuerdos de precios”.
Copyright 2022 SA LA NACION | Todos los derechos reservados
Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.
¿Querés recibir notificaciones de alertas?
Ha ocurrido un error de conexión

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending