Connect with us

Nacional

Inflación en EEUU: por qué no baja y por qué preocupa tanto que no lo haga – Univision Noticias

Publicado

En

 84 total de visitas,  3 visitas de hoy

Algunas familias en Estados Unidos están gastando unos $400 más para comprar los mismos bienes y servicios que adquirían el año pasado. Ese es el resultado de la acelerada inflación que registra el país y que no da señales de dar tregua a pesar de que la Reserva Federal lleva meses con la campaña más agresiva de alzas de su tasa clave de interés en décadas.
La evidencia más reciente de cómo la inflación permanece en sus mayores niveles en 40 años nos llegó esta semana con el reporte oficial del índice de precios al consumidor de septiembre. “No hay manera de que (la cifra) de inflación de hoy se vea menos horrorosa”, escribió Mark Zandi, economista principal de Moody’s Analytics. Conclusiones como esa fueron ampliamente compartidas por otros analistas.
1. El alza del 0.4% que los precios tuvieron en septiembre frente a agosto. ¿Por qué preocupa? Porque el avance mensual de agosto había sido menor, de 0.1%, y porque se esperaba que este de septiembre fuese de 0.2% comparado con el mes previo.
2. El avance del 0.6% mensual y del 6.6% anual —el más pronunciado desde agosto de 1982— de lo que se conoce como la inflación subyacente. Esa lectura excluye cuánto variaron los precios de los alimentos y de la energía porque usualmente son los más volátiles. ¿Por qué preocupa? Porque la lectura mensual de septiembre fue exactamente la misma que la de agosto, lo que despierta el cuestionamiento de cuán efectiva está siendo la campaña de alzas de la tasa de interés referencial que la Reserva Federal (Fed) inició en marzo.
Ha sido la seguidilla de alzas más fuerte desde la década de 1980 y ha llevado ya la tasa clave a entre 3% y 3.25%, desde el nivel cercano a cero en el que estuvieron durante los meses más duros de la pandemia. Se anticipa que la Fed decida otra fuerte subida de 0.75% en su siguiente reunión.
Si la inflación no cede, el consenso apunta a que la Fed tendrá que continuar subiendo su tasa referencial y que ello aumente más las probabilidades de que la economía de Estados Unidos entre en una recesión. Su jefe, Jerome Powell, reconoció que subir las tasas impactará hogares en el país y el presidente Joe Biden no descartó recientemente el escenario de una recesión, aunque de darse, dijo, sería una “muy leve”.
La inflación se ha convertido en un tremendo dolor de cabeza tanto para la Fed como para la Casa Blanca. Ha sido impulsada por factores externos como los problemas con las cadenas de suministros a raíz del covid-19 y la guerra en Ucrania, pero también por factores internos como los crecientes salarios en algunos sectores de un mercado laboral sólido. Eso ha permitido que los consumidores sigan comprando, aunque ya se ha observado cierto enfriamiento en la demanda en algunos rubros, como por ejemplo en el mercado de la vivienda donde las tasas hipotecarias alcanzaron su mayor nivel en 20 años.
Los precios de lo que se denomina en inglés como ‘shelter’ representan más del 30% de la cesta de precios que conforma el índice de precios al consumidor. Fueron junto con los costos de los alimentos y los servicios médicos los que más impulsaron la inflación en septiembre, dijo el gobierno.
Los índices de las rentas treparon 0.8% en septiembre frente a agosto y superaron las dos alzas mensuales previas. Si lo miramos en el lapso de un año, las rentas de la casa principal donde se reside han escalado 7.2%.
Este sector tiene una característica particular. Analistas explican que arrastra una suerte de ‘efecto rezago’ que hace que los precios bajen a un ritmo más lento. Ello porque los contratos de alquiler típicamente cambian solo una vez al año cuando tienen que ser renovados, así que toman tiempo en mostrar una desaceleración de sus precios.
“El principal componente (de lo que ocurra con la inflación) será la vivienda dado que es lo que más pesa en la inflación. Históricamente, las cifras del ‘shelter’ muestran un rezago de unos 12-14 meses con lo que sucede con los precios de las casas. Pero en la pasada semana, rent.com, apartments.com y CoStar Group han reportado todos una baja en los arriendos en ciudades grandes. Los precios de las casas comenzaron a bajar en julio, así que esto puede significar que (esa baja) se está trasladando más rápido de lo usual (a los alquileres)”, explicó en un análisis James Knightley, economista internacional en jefe de ING.
En esta nota explicamos cómo las tasas hipotecarias más altas han hecho que algunas personas pongan en espera la compra de una casa y eso ha permitido que los precios bajen desde los niveles alcanzados en el verano en Estados Unidos.
Al inicio de la pandemia, una hipoteca promedio ascendía a $350,000, tenía una tasa fija a 30 años de 3.4% y pagaba $1,550 al mes, explicó el experto de ING en un análisis. Actualmente, el pago mensual es de $2,600 con una hipoteca promedio de $412,000 (recordemos que subieron los precios de las casas) al 6.52% de interés.
Precios a los que ningún hogar de Estados Unidos puede escapar. El índice de los alimentos subió 0.8% en septiembre frente a agosto, un alza idéntica a la del mes previo.
Si miramos solo los precios de los alimentos consumidos en casa, esos subieron 0.7% en septiembre debido a que escalaron los seis componentes clave de las compras en los supermercados, dijo el gobierno. Las frutas y vegetales subieron 1.6%; los cereales y productos de panadería 0.9%; y las carnes, pescados y huevos 0.4%.
En el año, prácticamente todas las cifras de este rubro son de dos dígitos, lo que ilustra el golpe que han tenido en el bolsillo de los consumidores. Solo el índice de los alimentos consumidos en casa —si tomamos un escenario hipotético en el que una familia esté buscando ahorrar comiendo solo en casa y evitando salidas a restaurantes— ha trepado 13%.
Además de los alimentos y los alquileres, los precios de la gasolina habían concentrado la atención cada vez que se publicaba el reporte de inflación. Sin embargo, el alza de los costos del cuidado médico está siendo seguida ahora más de cerca, porque han subido en los últimos dos meses.
El índice del cuidado médico en general avanzó 0.8% en septiembre frente a agosto, tras haber escalado 0.7% el mes previo. El índice de los servicios de los médicos subió 0.5% en septiembre y el de los servicios en hospitales 0.1%.
Mira también:
Más contenido de tu interés

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending