Connect with us

Política

#GuacamayaLeaks: Las filtraciones de la Sedena relacionan a Adán Augusto López con una red de huachicol en Tabasco – Expansión

Publicado

En

 93 total de visitas,  6 visitas de hoy

Síguenos en nuestras redes sociales:
¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)
Hubo una falla. Por favor intenta más tarde.
El nombre del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, aparece en un par de documentos contenidos en los miles de correos electrónicos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que fueron filtrados hace unas semanas por el grupo de hackers Guacamaya. Las fuerzas de inteligencia del Centro Nacional de Fusión de Inteligencia (CENFI) han relacionado dentro de sus investigaciones a uno de los hombres más cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador con los grupos de robo de combustible que operan en el sur del país, entre Tabasco y Veracruz.
El nombre del exgobernador de Tabasco, ahora uno de los políticos que han expresado abiertamente sus aspiraciones presidenciales, se inscribe dentro de una red a la que las investigaciones federales han denominado ‘El Caso Olmeca’: una estructura bien organizada que roba combustibles de instalaciones de la estatal Pemex para después distribuirlos mediante carreteras al norte del país mediante la cooptación de autoridades y funcionarios.
El negocio consiste en comprar los hidrocarburos a proveedores que ‘ordeñan’ los ductos de la estatal en precios que van de los 2.50 a los 4 pesos por litro para revenderlo más tarde en 17 pesos. Hoy, el principal mercado del combustible robado es Monterrey, Nuevo León, pero hay indicios de que la red criminal busca iniciar exportaciones de gasolina hacia Estados Unidos y de diésel hacia Arabia Saudita. De momento, según el seguimiento de las autoridades, esto solo está en planes.
Los documentos que vinculan al político tabasqueño con el grupo independiente de robo de hidrocarburos están fechados apenas en agosto pasado.
El CENFI, una iniciativa del sexenio pasado y que habría liderado la investigación, tiene dentro de su estructura a elementos de la Secretaría de Gobernación.
Según las comunicaciones interceptadas por el aparto de inteligencia nacional y relatadas a la Sedena, López Hernández habría recibido información sobre depósitos y apoyado con protección a miembros de la red que lucra con el combustible robado a Pemex a través de agentes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación y Delincuencia Organizada (SEIDO).
Las relatorías contenidas en los correos electrónicos relacionan el nombre del político tabasqueño con el de un hombre a quien identifican como ‘el Hamer’, un distribuidor de combustible robado y encargado de la cooptación de autoridades para el libre tránsito de las gasolinas, que tendría al funcionario como parte de su red de contactos. “El exgobernador enfatizó que está a la orden y si los paraba la Guardia Nacional, le hablaran directamente al comandante de la SEIDO al número que ya tenían”, se relata en uno de los documentos a los que Expansión tuvo acceso.
El seguimiento a la red de venta ilegal de combustible relata de manera frecuente la interacción con un funcionario a quien denominan “el secretario de arriba” que daría instrucciones a algunos integrantes de la estructura a través de otros funcionarios públicos.
En las investigaciones se identificó la planeación de una reunión entre uno de los líderes de la red de contrabando con funcionarios de la Administración Portuario Integral y la Agencia Nacional de Aduanas para recibir instrucciones del “secretario de arriba”.
La reunión, planeada para mediados de agosto, tendría también la participación de un empresario. Pero el encuentro, según los relatos, no se llevó a cabo.
Los relatos también dan cuenta de participación de funcionarios de la coordinación estatal de la Guardia Nacional, de Pemex y de las fiscalías y de un alto mando de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, de quienes no detallan más información.
El nombre del político tabasqueño está enmarcado dentro de uno de los casos que han sido marcados por el CENFI como una de las seis prioridades a seguir en la región sur del país. Las investigaciones, según los archivos filtrados, habrían comenzado apenas este año, con solo una detención hasta el momento. La red tendría una relación con una fracción del Cártel Jalisco Nueva Generación con presencia en el sur del país. Este último grupo pediría se les informe sobre los movimientos de combustible y depósitos para dejarles continuar con sus actividades.
El presidente López Obrador descalificó ayer los documentos contenidos en las filtraciones y defendió al también tabasqueño a quien calificó como “un hombre honesto”, después de que los documentos dieran cuenta de que el secretario incluyó en su gabinete a hombres relacionados con el cártel mencionado y ha tenido vínculos con grupos relacionados con el robo de combustible. Los documentos filtrados por el grupo de hackers Guacamaya pondrían al descubierto la primera relación de un funcionario gubernamental de primera línea relacionado con el robo de combustible, una de los grandes pilares del discurso obradorista.
Síguenos en nuestras redes sociales:
Visita otros sitios del grupo:
comscore Business/Finance
© 2022 DERECHOS RESERVADOS EXPANSIÓN, S.A. DE C.V.

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending