Connect with us

Política

En camino a la militarización: una lección que no se ha aprendido – A dónde van los desaparecidos

Publicado

En

 180 total de visitas,  6 visitas de hoy

David López*
A finales de septiembre de 2022 el grupo de hackers denominado “Guacamaya” realizó un ciberataque a la Secretaría de la Defensa Nacional  (SEDENA), en el que extrajo seis terabytes de correos y documentos sobre operativos de seguridad y  contratos del Ejército mexicano. Ante la filtración de información, el presidente Andres Manuel López Obrador declaró que no era de mucha importancia pues todo es de dominio público; sin embargo, desconocía que la información filtrada revelaría los nexos entre algunos grupos criminales y agentes de la SEDENA. Esto ocurrió, a la par que el presidente promoviera una agenda de fortalecimiento a esta institución incorporando la Guardia Nacional a la misma. 
La información distribuida por los hackers ha arrojado datos relevantes sobre las operaciones del Ejército dentro del mismo y también en relación con el crimen organizado.  Se encontró que en la región de Tierra Caliente en el estado de Guerrero, los miembros del grupo criminal La Familia Michoacana,  –los hermanos Jhonny, alias “el Pez”, y José Alfredo Hurtado Olascoaga, alias  “El Fresa”– conviven y negocian con los políticos de la región pero también con el personal militar, a quienes les compran armamento [1]. 
El 7 de octubre del año en curso, se cometió una masacre en San Miguel Totolapan, Michoacán, en la que fueron asesinadas veinte personas, entre ellas el presidente municipal (Conrado Mendoza)  y su padre (Juan Mendoza). Después de cometida la masacre, “El Fresa”  divulgó un video en el que declara que el ataque fue cometido hacia su persona por el grupo de “Los Tequileros” con quienes mantiene una disputa. Sin embargo, refiere que logró escapar, tras lo cual, junto a su grupo de sicarios, asesinó a los sicarios del grupo rival [2]. La versión de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) es que, de acuerdo con la investigación realizada, fueron los hermanos José Alfredo “El Fresa” y Jhonny Hurtado “El Pez” los autores de dicha masacre, y que hicieron una simulación para inculpar al grupo rival [3]. Tanto si dicha versión es errónea como  verdadera, es posible deducir que los militares que les vendieron las armas tienen responsabilidad en dichos eventos. 
Los Guacamaya Leaks revelaron que militares y criminales tienen acuerdos económicos, pues los documentos hackeados evidenciaron que desde el Campo Militar No. 1 en la Ciudad de México,  se ha estado vendiendo armamento a grupos de narcotráfico. De acuerdo con la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (2022), un informe de inteligencia fechado el 10 de junio de 2019, detalla que la SEDENA tuvo conocimiento de que un militar ofrecía equipo táctico, armas y granadas; además proporcionaba información de movilidad y sobre operativos de fuerzas armadas a un grupo criminal, que desarrolla sus actividades en Tejupilco, Estado de México.  Dicho militar tenía base en Villa de Almoloya de Juaréz y su proveedor de armas y equipo táctico era otro militar al que nombraban “Antiguo” y que tiene base en el Campo Militar No. 1 [4]. 
La información filtrada de la SEDENA demostró los nexos entre nueve ex pilotos de esta institución con el crimen organizado. Algunos documentos de inteligencia aérea sobre narcotráfico dejaron en evidencia que 149 pilotos han violado alguna ley aeronáutica, de los cuales ocho fueron integrantes de la SEDENA. Y de éstos,  tres fueron detenidos y relacionados con operaciones del narcotráfico, dos en Venezuela y uno en Honduras [5]. 
Esta información muestra que la SEDENA conocía las relaciones que se han dado entre los agentes de su institución con grupos del crimen organizado. Los documentos del hackeo también difundieron la operación realizada por altos mandos militares para tratar de exculpar a las fuerzas armadas del caso Ayotzinapa y entorpecer las labores del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).  Una de estas comunicaciones es una carta del general Luis Crescencio Sandoval, Secretario de la Defensa, dirigida a López Obrador, abogando por el capitán José Martínez Crespo, quien la noche de la desaparición de los normalistas, se encontraba como uno de los mandos del 27 batallón de infantería que recorrió las calles de Iguala.
También se encuentran comunicaciones enviadas desde el correo personal de Guillermo Aguilar en 2015 dirigidos al correo de la Unidad de Asesores de Alto Mando quien era Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y al General de División, Humberto A. Guillermo Aguilar, quien fue el jefe del Estado Mayor. En estos correos, recomendaban deslindar al Ejército de cualquier participación en los hechos, criminalizar a los estudiantes desaparecidos, desacreditar a los padres y defender a toda costa “La verdad histórica” [6]. 
Toda esta información fue sustraída y ha sido publicada parcialmente, mientras se discutía en la agenda pública prolongar hasta 2028 la presencia del Ejército en las calles para que siguiera realizando labores de seguridad pública. Dicha reforma ya ha sido aprobada por lo que el ejército seguirá involucrado en dichas tareas; y ahora debemos cuestionarnos, ¿realmente podemos confiar en una estrategía que ha fracasado desde hace más de 15 años?. La SEDENA como institución ¿tiene la capacidad y, más importante aún, la voluntad de resolver la problemática de seguridad en la que está sumergido el país?. 
Manuel Espino, ex comisionado del Servicio de Protección Federal, sugirió que el gobierno federal llegue a un pacto con los grupos criminales para conseguir la paz. Como réplica a esta declaración, el presidente López Obrador aseguró que su gobierno tiene bien definida la frontera entre la autoridad y la delincuencia organizada, y que no habrá nunca un tipo de pacto en el combate a la inseguridad [7]. Sin embargo, ¿en verdad se tiene bien definida dicha frontera, cuando el gobierno actual apuesta por seguir robusteciendo las capacidades de las agencias militares que como ha demostrado ya la información filtrada pero también la historia reciente de nuestro país; hay puntos en los que se negocia entre el narco y las instituciones castrenses?
A esto se suman las acciones del actual gobierno federal que ha acosado, hostigado y expuesto a  los Congresos Locales; pues ha promovido  exhibir a los Congresos que voten contra la presencia del ejército en las calles [8].  Así, la agenda política federal persiste en el fortalecimiento de la SEDENA pese a las recomendaciones internacionales, a la opinión de las sociedad civil y a la información de corrupción que se sabe existe en esta institución. 
En junio de este año se realizó el evento “histórico” en el campo militar no. 1 de la CDMX sobre el “Inicio de actividades de la Comisión para la Verdad y Justicia por los Hechos 1965-1990”, donde se abriría el campo militar a los familiares y ex guerrilleros de las víctimas de la Guerra Sucia en México. Parecía un parte aguas, pues se daría acceso a los archivos de la represión y se inauguraba el comienzo de las actividades de la referida Comisión. Sin embargo, en dicho acto, no sólo no se reconoció el papel fundamental que fungió el Ejército como brazo armado y de represión ante un terrorismo de estado hacia movimientos sociales: por el contrario,  se dio a conocer que los militares caídos “en sus deberes” (en la contrainsurgencia),  serían reconocidos por el Estado en el Monumento a los Caídos de las Fuerzas Armadas, como “un homenaje a los soldados que cumplieron con su deber aún a costa de su vida”[9]. 
Este acto no sólo revictimiza a los ex guerrilleros y familiares de las víctimas de los movimientos reprimidos en el terrorismo de estado, pues también desdibuja la responsabilidad de la institución militar y sus agentes en las graves violaciones a derechos humanos cometidas en aquella epoca. 
Para finalizar, me pregunto si es posible confiar en una institución que ha sido históricamente represiva con la ciudadanía que debería proteger. ¿La institución que operó el terrorismo de Estado en el país,  y ahora tiene nexos con el crimen organizado, será la encargada de traer la paz ? Además, ¿mediante qué mecanismos tendremos acceso a la información derivada de esta institución que espera robustecerse, si la historia nos da cuenta del ocultamiento de información sobre sus operaciones como lo son los archivos de la represión y como lo muestra ahora la filtración de información del grupo Guacamaya?
*David López es psicólogo, estudiante de la maestría en Psicología Social por la UAM Xochimilco, estudiante asociado al GIASF y operador del Observatorio Etnográfico de las Violencias. 
El Grupo de Investigaciones en Antropología Social y Forense (GIASF) es un equipo interdisciplinario comprometido con la producción de conocimiento social y políticamente relevante en torno a la desaparición forzada de personas en México. En esta columna, Con-ciencia, participan miembros del Comité Investigador y estudiantes asociados a los proyectos del Grupo (Ver más: www.giasf.org)
La opinión vertida en esta columna es responsabilidad de quien la escribe. No necesariamente refleja la posición de adondevanlosdesaparecidos.org o de las personas que integran el GIASF.
Referencias
[1] Animal Político (8 de octubre, 2022) Sedena Leaks: revelan nexos de autoridades con el narco, corrupción en aduanas y vigilancia al EZLN.  Animal político, México. Recuperado de: https://www.animalpolitico.com/2022/10/sedena-leaks-ejercito-guacamaya-narco-corrupcion/ 
[2] Infobae ( 6 de octubre de 2022) “Era contra mi persona”: habló supuesto jefe narco por masacre en San Miguel Totolapan. Infobae, México. recuperado de: https://www.infobae.com/america/mexico/2022/10/06/era-contra-mi-persona-hablo-supuesto-jefe-narco-por-masacre-en-san-miguel-totolapan/ 
[3] Infobae (27 de octubre, 2022) Líderes de la Familia Michoacana estarían detrás de la masacre de Totolapan, según la SSPC. Infobae, México. Recuperado de: https://www.infobae.com/america/mexico/2022/10/27/lideres-de-la-familia-michoacana-estarian-detras-de-la-masacre-de-totolapan-segun-la-sspc/ 
[4] MCCI (8 de octubre, 2022) #Sedenaleaks revela corrupción militar: venden armas del ejército a criminales. Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, México. Recuperado de: https://contralacorrupcion.mx/sedenaleaks-revela-corrupcion-militar-venden-armas-del-ejercito-a-criminales/ 
[5] Ramirez, Miriam (13 de octubre, 2022) Guacamaya Leaks revela nexos entre 9 expilotos de la SEDENA y el narco. El Universal, México. Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/nacion/guacamaya-leaks-revela-nexos-entre-9-expilotos-de-la-sedena-y-el-narco 
[6] Ayala, Verónica, Alamillo, Iván, Buendía, Eduardo y Olmos, Raúl (3 de octubre, 2022). #sedenaleaks: la secreta “operación limpieza” del ejército en el caso ayotzinapa. Mexicanos contra la corrupción y la impunidad. México. REcuperado de: https://contralacorrupcion.mx/la-secreta-operacion-limpieza-del-ejercito-en-el-caso-ayotzinapa/ 
[7] Carillo, Emmanuel (28 de octubre, 2022)  “Tenemos bien pintada la raya, no hay pacto con el crimen organizado: AMLO”. Forbes Política, México. Recuperado de: https://www.forbes.com.mx/tenemos-bien-pintada-la-raya-no-hay-pacto-con-el-crimen-organizado-amlo/?utm_source=nora-push&utm_medium=push-notifications&utm_campaign=new-nora-push 
[8] Carillo, Emmanuel (28 de octubre, 2022) “AMLO ordena exhibir a Congresos locales que boten contra presencia del Ejército en calles”. Forbes Política. Recuperado de: https://www.forbes.com.mx/amlo-ordena-exhibir-a-congresos-locales-que-voten-contra-presencia-del-ejercito-en-calles/?utm_source=nora-push&utm_medium=push-notifications&utm_campaign=new-nora-push 
[9] Turati, Marcela (23 de junio, 2022) Al abrir el Campo Militar #1 a víctimas de la “guerra sucia” Sedena anuncia homenaje a militares “caídos”. A donde van los desaparecidos. REcuperado de: https://adondevanlosdesaparecidos.org/2022/06/23/al-abrir-el-campo-militar-1-a-victimas-de-la-guerra-sucia-sedena-anuncia-homenaje-a-militares-caidos/ 
[10] Prodh (s/f) ¿Que es el GIEI?. Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez. Recuperado de: https://centroprodh.org.mx/GIEI/?page_id=15 
 ***Foto de portada: Elementos del ejército laborando en las calles de Huamantla. Crédito: ObturadorMX/EsImagen

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending