Connect with us

Nacional

El índice de inflación que toma en cuenta la Reserva Federal de Estados Unidos tuvo su mayor alza en cuatro décadas – Infobae America

Publicado

En

 3 total de visitas,  3 visitas de hoy

El índice anual de precios del gasto en consumo personal (PCE), un barómetro de la inflación de Estados Unido, seguido de cerca por la Reserva Federal, se disparó al 6,8% en junio con respecto a un año atrás, lo que supone el mayor aumento en cuatro décadas, dejando a los norteamericanos sin alivio ante el aumento de los precios.
Las cifras publicadas el viernes por el Departamento de Comercio subrayaron la persistencia de la inflación, que está erosionando el poder adquisitivo de los estadounidenses, debilitando su confianza en la economía y amenazando a los demócratas en el Congreso en el período previo a las elecciones legislativas de noviembre.
Vistos de mes a mes, los precios subieron un 1% de mayo a junio, más rápido que el aumento del 0,6% de abril a mayo y el mayor aumento desde 2005.
El otro indicador de inflación, el índice de precios al consumidor (IPC), publicado por el Departamento del Trabajo y utilizado en particular para el cálculo de las pensiones, mostró un aumento de precios del 9,1% interanual en junio.
El índice PCE, que suele mostrar un nivel de inflación más bajo que IPC, es una medida más amplia de la inflación que incluye los pagos realizados por cuenta de los consumidores, incluidos los servicios médicos cubiertos por seguros o programas gubernamentales. El IPC sólo cubre los gastos de bolsillo, que en los últimos años han subido más. Los alquileres, que están aumentando a su ritmo más rápido en 35 años, también tienen menos peso en el PCE que en el IPC.
El índice de precios del PCE también trata de tener en cuenta los cambios en la forma de comprar de la gente cuando la inflación se dispara. Por ello, puede captar, por ejemplo, cuando los consumidores cambian las marcas nacionales más caras por otras más baratas.
El informe del gobierno agregó que el gasto del consumidor superó la tasa de la inflación, aumentando un 0,1% de mayo a junio después de ajustar los cambios de precios. El gasto del consumidor se ha debilitado ante la alta tasa inflacionaria, pero está ayudando a impulsar la propia inflación, con una demanda aún fuerte de servicios que van desde boletos de avión y habitaciones de hotel hasta comidas en restaurantes y automóviles nuevos y usados.
La tasa inflacionaria ha estado aumentando tan rápido que, a pesar de los aumentos salariales que han recibido muchos trabajadores, la mayoría de los consumidores se están quedando atrás en relación con los gastos del costo de vida.
La alta inflación y las tasas de interés también están obstaculizando la economía de Estados Unidos, que se contrajo en el trimestre abril-junio por segundo trimestre consecutivo, intensificando los temores de que se avecina una recesión. Dos cuartas partes de crecimiento decreciente cumplen una regla general informal para cuando comienza una recesión, aunque una fuerte contratación indica que la economía aún mantiene focos de fortaleza y que aún no ha caído en recesión.
El producto interior bruto (PIB) de Estados Unidos volvió a contraerse en el segundo trimestre, un 0,9% en proyección anual, tras haber caído ya un 1,6% en el primer trimestre.
Ahora se debate si la definición “clásica” de recesión -dos trimestres consecutivos de caída del PIB- debe aplicarse en este caso a Estados Unidos, porque la tasa de desempleo, en particular, es muy baja, según la administración de Joe Biden y muchos economistas.
(Con información de AP y AFP)
SEGUIR LEYENDO:

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending