Connect with us

Nacional

Cómo el México de López Obrador se convirtió en un refugio para los ex funcionarios prófugos de Rafael Correa

 0 total de visitas

De acuerdo con el portal Plan V, durante el gobierno de Rafael Correa, entre el 2007 y el 2017, hubo 35 muertes misteriosas de denunciantes de corrupción

Publicado

En

 1 total de visitas,  1 visitas de hoy

De acuerdo con el portal Plan V, durante el gobierno de Rafael Correa, entre el 2007 y el 2017, hubo 35 muertes misteriosas de denunciantes de corrupción, como el periodista Fausto Valdiviezo, denunciantes de narcotráfico y activistas, como Bosco Wisuma, y ciudadanos que murieron durante las protestas en contra del gobierno de la época. Además, existen casos como el de Francisco Endara Daza, acusado de terrorismo y sabotaje por aplaudir durante la revuelta policial del 30 de septiembre de 2010 (30S) o el de Emilio Palacio, condenado por escribir una columna de opinión en contra de la versión oficial del 30S.

Los nexos correístas con Morena

Morena, conocido como Movimiento Regeneración Nacional, es el partido político mexicano de izquierda que llevó al poder al presidente Manuel López Obrador.

De acuerdo con el portal Periodismo de Investigación, el nexo entre el gobierno mexicano y los políticos correístas es un antiguo funcionario público que milita en Morena. La publicación se refiere a Daniel Tovar, un internacionalista que es “parte activa del círculo político de López Obrador y que también formó parte de la campaña política de Rafael Correa en 2013. Además, ocupó cargos públicos en Ecuador, tras la elección del ex presidente”.

Tovar fue asesor de Gabriela Rivadeneira, mientras fue presidenta de la Asamblea Nacional del Ecuador y también participó en la campaña política de López Obrador para ganar la Presidencia.

Pero tener un contacto en común no es lo único que relaciona a los correístas con López Obrador. El partido Morena contrató la impresión de cientos de agendas para sus militantes a la empresa Taktika de Edwin Jarrín y Gabriela Rivadeneira. Este hecho se conoció a través de Juan Ortiz, un mexicano que analiza las contrataciones públicas que se realizan en ese país.

La expresidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador Gabriela Rivadeneira, asilada en México, acusó al gobierno de Lenín Moreno de implementar “una dictadura de nuevo tipo” que condujo al estallido de protestas sociales de octubre de 2019.

De acuerdo con Ortiz, este contrato, celebrado en diciembre de 2021, tuvo irregularidades pues la empresa firmante Taktika Mundo S.A. se inscribió en el Registro de Proveedores mexicano una semana después de suscribir la contratación.

Los servicios que Taktika prestaría a Morena serían asesorías e impresión de esquelas. Pero la impresión era de una agenda pasada, correspondiente al año 2020. Además, Ortiz detectó que Jarrín inscribió también a la empresa Influjo en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, pero los datos de esta son los mismos de Taktika. Influjo se presentó como un intermediario comercial.

De acuerdo con Ortiz, “tanto Gabriela como Edwin lograron seguir con su activismo político y social desde su llegada a México con apoyo del oficialismo”.

Gabriela Rivadeneira frecuenta con figuras políticas de Morena y también es una de las fundadoras del Grupo de Puebla, que se autodefine como, “un foro político y académico integrado por representantes de la izquierda política latinoamericana”.

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, y la exasambleísta ecuatoriana, Gabriela Rivadeneira, en el pre estreno del documental “Se Fue a Volver”, de la televisión pública de Ciudad de México. (Foto tomada del Twitter de Capital 21).

La televisión pública de la Ciudad de México, Capital 21, estrenó su primera película documental “Se fue a volver”, una producción que cuenta ocho versiones de distintos políticos correistas, incluido el ex presidente Rafael Correa, sobre los acontecimientos sucedidos durante el gobierno del ex presidente Lenín Moreno, a quien sus excompañeros han calificado de “traidor”.

En el trailer del documental se promete contar “la historia jamás contada sobre uno de los casos más violentos de persecución política en América Latina”. Los protagonistas de la producción son Fernando Alvarado, ex secretario de comunicación del gobierno de Rafael Correa, Galo Mora, ex secretario de la administración, Viviana Bonilla, Gabriela Rivadeneira y Soledad Buendía, ex asambleísta correísta, Ricardo Patiño, ex canciller y Edwin Jarrín, ex miembro del Consejo de Participación Ciudadana de Ecuador. Todos refugiados en México. También, en el documental se recoge el testimonio de Rafael Correa, ex presidente y prófugo de la justicia ecuatoriana que tiene asilo en Bélgica.

La producción recibió el apoyo del gobierno de la Ciudad de México, de la Secretaría de Cultura de México y de Nómada Producciones. En México se realizó un preestreno que contó con la presencia de los protagonistas y el director del documental, Carlos Borges.

Según con un boletín de prensa de Capital 21, “el documental muestra desde sus palabras las promesas rotas, acuerdos con opositores, medios de comunicación cuestionables y un sistema judicial participe del asedio a correístas que encontraron en México asilo para su causa”.

Una contratación irregular del partido Morena de López Obrador, un militante de Morena que fue exfuncionario público en Ecuador y ahora el documental, muestran que el gobierno del presidente Manuel López Obrador tiene afinidad con Rafael Correa y sus coidearios.

El documental que apoya la versión correísta

Correa que asistió al preestreno dijo a Capital 21 que la campaña sistemática en contra de los proyectos de izquierda tiene como principal instrumento “en una prensa que lincha mediáticamente, que crea consensos y manipula”. El expresidente dijo que la prensa latinoamericana responde a los intereses de la élite. Además, aseguró que también se requiere un sistema de justicia cooptado”.

En algunos casos, los correístas asilados en México son prófugos de la justicia, pero otros no tienen casos judiciales en su contra, por lo que podrían regresar al país en cualquier momento. Por ejemplo, Fernando Alvarado, ex secretario de comunicación del gobierno de Rafael Correa, está acusado de fraude procesal después de burlar las seguridades del grillete electrónico por una causa abierta en su contra en la que fue declarado inocente del delito de peculado.

La ex asambleísta Viviana Bonilla fue sentenciada por cohecho en el caso Sobornos, en el que Rafael Correa fue condenado a prisión como co-autor mediato. El ex canciller, Ricardo Patiño, es investigado por el delito de rebelión tras un discurso que ofreció antes de las protestas de octubre de 2019, durante el gobierno de Lenín Moreno, en el que incitó a tomar las instituciones políticas por la fuerza.

En el caso de la ex asambleísta, Gabriela Rivadeneira, y de su esposo Edwin Jarrín, ex miembro del Consejo de Participación Ciudadana de Ecuador, ambos pidieron asilo a México durante el asedio de Quito en las protestas de octubre de 2019. Sin embargo, ninguno tienen procesos penales vigentes en su contra por lo que podrían regresar al país si ellos quisieran. Lo mismo sucede en el caso de la ex asambleísta Soledad Buendía y del ex secretario Galo Mora, según la información del Sistema Informático de Trámite Judicial del Ecuador.

En sus declaraciones ante la prensa mexicana, Rivadeneira aseguró que el gobierno de Manuel López Obrador es respetuoso de los derechos humanos y reiteró su agradecimiento con ese país: “México cubre a quienes hemos sufrido lawfare”, dijo.

Rafael Correa en una entrevista con Meme Yamel, mexicana que estudió comercio y negocios internacionales y que tiene un canal de YouTube donde realiza entrevistas y comparte información, dijo que el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, acudió a la embajada de México en Ecuador para pedir que se censure el documental “Se fue a volver”.

Esta declaración hace referencia a la visita que el presidente Lasso y el canciller ecuatoriano Juan Carlos Holguín realizaron el pasado 12 de octubre a la embajadora mexicana, Raquel Serur. Según publicó la diplomática en su cuenta de Twitter en la reunión pudo “confirmar la coincidencia de sus visiones transformadoras, su lucha social y determinación por lograr el bienestar de sus pueblos a través de la cooperación”.

Infobae pidió a la Cancillería de Ecuador una versión sobre las acusaciones de Yamel. Desde el departamento de prensa informaron que: “La Cancillería (de Ecuador) no interviene en asuntos culturales o políticos de otras naciones, en especial cuando se trata del gobierno de una ciudad. Esta entidad mantiene una activa y fluida relación con México y sus máximas autoridades para tratar temas de verdadera importancia en la agenda bilateral”.

La embajadora de México en Ecuador, Raquel Serur, informó a Infobae que durante la reunión que mantuvo con el presidente Lasso y el canciller Holguín, “en ningún momento se comentó el documental “Se fue a volver””.

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending