Connect with us

Nacional

¡A nadar con tiburones! Así salen a flote los emprendedores ante la inflación – Expansión

Publicado

En

 168 total de visitas,  3 visitas de hoy

Síguenos en nuestras redes sociales:
¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)
Hubo una falla. Por favor intenta más tarde.
(Expansión) – Los últimos dos años y medio han dejado una cantidad avasalladora de lecciones para todos los emprendedores de México y el mundo. Sin importar la industria en que se desempeñen o el tamaño de sus negocios, la pandemia dejó en claro al menos tres cosas.
Primero, que en cualquier momento el contexto puede cambiar drásticamente; segundo, que sólo aquellos que estén dispuestos a combinar constantemente ingenio con desarrollo tecnológico e innovación tendrán algún tipo de ventaja competitiva; y por último, que incluso hasta en medio de una crisis se puede crecer.
Después de años difíciles por el COVID-19, en los que una empresa ha forjado carácter y hábitos en medio de obstáculos gigantes, el 2022 parece no dar tregua económica a emprendedores en busca de la consolidación de sus modelos de negocio.
Los niveles de inflación actuales -que desde hace varios meses superan el 8%- hacen que se recalculen las proyecciones de crecimiento y planeaciones estratégicas de mediano y largo plazo. Pero en medio de una coyuntura complicada, lo más importante es no bajar la guardia y redoblar –no esfuerzos, sino inteligencia– que los lleve a ‘enamorar’ a sus inversionistas para que sigan apostando por sus proyectos.

Entre los emprendedores (y las personas en general) el término ‘tiburón’ tiene una definición muy clara: inversionista. Nadar con tiburones implica entrar en su terreno, pivotar ideas y salir con la moral ilesa y el financiamiento asegurado.
Para sobrevivir a los tiburones hay que enamorarlos, y esto es igual o más difícil que enamorar clientes, pero obedecen a la misma premisa: tanto para los inversionistas como para los clientes su dinero vale, y vale tanto que buscan al mejor postor.
Pero en medio de un año tan difícil como 2022, ¿cómo se consigue financiamiento? O, lo que es lo mismo, ¿qué buscan los inversionistas actualmente? Si le creemos a los números, las respuestas a estas preguntas no son muy prometedoras. Cada vez hay menos dinero que fluye hacia las startups, sobre todo en la región Latinoamericana, que vio un ‘boom’ considerable de Venture Capital en años recientes, incluso durante la pandemia.
Pero la incertidumbre que presenta el contexto actual hace que los tiburones naden con la cartera muy resguardada y se muestren más incrédulos o exigentes. Esto puede representar una limitante, pero también una oportunidad para que los emprendedores evalúen el valor de sus compañías y puedan comunicarlo con claridad, ya sea con los inversionistas, clientes y demás aliados comerciales, porque si tú no sabes lo importante que es tus empresas, los demás no lo van a adivinar. Cuéntales cómo tu proyecto puede cambiar sus vidas y muéstrales que esto es real.
El emprendimiento de alto impacto se ha posicionado como uno de los favoritos y de los más prometedores para seguir recibiendo financiamiento, la respuesta es que su impacto social es tan grande y lo han sabido comunicar tan bien que logran nadar con tiburones y salir a flote.

Pero entonces, ¿qué buscan los inversionistas exactamente? Hasta cierto punto, lo que siempre han buscado: innovación. La innovación es y seguirá siendo la cualidad más valorada en el ámbito del emprendimiento, es lo que separa a las empresas que están en la cima del éxito y las que irremediablemente cierran sus puertas.
Para que una empresa pueda enamorar a tiburones (incluso en medio de una inflación) debe ser un proyecto muy diferente, en el que el emprendedor detrás de él esté dispuesto a darlo todo, y en el que la innovación y el desarrollo estén a la orden del día. Con o sin recesión, un inversionista no va a dejar ir una oportunidad así.
Particularmente, si ese emprendimiento ofrece también elementos de fortaleza básicos que le llenan el ojo a cualquier inversionista: una administración impecable, una operación eficiente, transparencia en los manejos de dinero, por mencionar sólo algunos elementos clave.
Al final del día, el emprendedor más exitoso, y el que puede nadar y enamorar tiburones, es el que está dispuesto a aprender de cada momento de su proceso, aquel que se cae y se levanta todas las veces que sea necesario. Las mejores lecciones de emprendimiento están en los lugares y contextos menos esperados. Para sobrevivir ante esta inflación o cualquier otra crisis hay que atreverse a hacer lo que otros sólo pueden imaginar: hay que aventarse al mar, nadar con tiburones y superar los miedos. Quién sabe, en una de esas ese tiburón que tanto te aterra se puede convertir en el aliado que te saque a flote.
Nota del editor: Luis Arandia es emprendedor, innovador y transformador de vidas. Escríbele a su correo [email protected] Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.
Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión
Síguenos en nuestras redes sociales:
Visita otros sitios del grupo:
comscore Business/Finance
© 2022 DERECHOS RESERVADOS EXPANSIÓN, S.A. DE C.V.

source

Continue Reading
Haz un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending