Connect with us

Mundial

Rusia y Ucrania: los traficantes que se hacen pasar por falsos voluntarios para captar refugiadas ucranianas – BBC News Mundo

Ultima Palabra

Published

on

Los refugiados a menudo se ven obligados a confiar en extraños.
Cinco semanas de una brutal invasión de Rusia a Ucrania. Imagina por un momento cómo es vivir allí en este momento.
Bombas, derramamiento de sangre, trauma. Sin escuela para tus hijos, sin atención médica para tus padres, sin un techo seguro sobre tu cabeza.
¿Intentarías huir? Diez millones de ucranianos lo han hecho ya, según Naciones Unidas.
La mayoría busca refugio en otras zonas de Ucrania, que se cree que son más seguras. Pero más de tres millones y medio de personas han huido por la frontera.
Son principalmente mujeres y niños, ya que el gobierno ucraniano obliga a los hombres menores de 60 años a quedarse en el país y luchar.
Final de Quizás también te interese
Desplazados y desorientados, a menudo sin saber a dónde ir, los refugiados se ven obligados a confiar en extraños.
El caos de la guerra puede quedar atrás, pero la verdad es que tampoco están del todo seguros fuera de Ucrania.
"Para los depredadores y traficantes de personas, la guerra en Ucrania no es una tragedia", advirtió en Twitter el secretario general de la ONU, António Guterres. "Es una oportunidad, y las mujeres y los niños son los objetivos".
Las redes de tráfico están notoriamente activas en Ucrania y los países vecinos en tiempos de paz. Y ahora la niebla de la guerra es la tapadera perfecta para incrementar el negocio.
Karolina Wierzbińska, coordinadora de Homo Faber, una organización de derechos humanos con sede en Lublin, Polonia, me dijo que los menores eran la gran preocupación.
Muchos viajaban fuera de Ucrania sin compañía, explicó. Varios niños desaparecieron y se desconoce su paradero actual como resultado de unos procesos de registro irregulares en Polonia y otras regiones fronterizas, especialmente al comienzo de la guerra.
Mis colegas y yo nos dirigimos a la frontera entre Polonia y Ucrania para verlo por nosotros mismos.
En una estación de tren, muy conocida por la llegada de refugiados, encontramos un hervidero de actividad. Mujeres de aspecto aturdido y niños llorando por todas partes.
Las mujeres ucranianas llegan con sus hijos todos los días a los países vecinos.
Muchos estaban siendo consolados y un ejército de voluntarios que vestían chalecos fosforescentes les ofrecían comida caliente de humeantes ollas de tamaño industrial.
Algo que parecía muy bien organizado. Pero no lo es tanto.
Conocimos a Margherita Husmanov, una refugiada ucraniana de Kiev de poco más de 20 años. Llegó a la frontera hace dos semanas, pero decidió quedarse para ayudar a evitar que otros refugiados caigan en las manos equivocadas.
Le pregunté si se sentía vulnerable. "Sí", respondió sin dudar. "Ese es especialmente el motivo por el que me preocupo por su seguridad".
"Las mujeres y los niños vienen aquí de una guerra terrible. No hablan polaco ni inglés. No saben lo que está pasando y creen en lo que les dicen", explica.
"Cualquiera puede presentarse en esta estación. El primer día que me ofrecí como voluntaria, vi a tres hombres de Italia. Estaban buscando mujeres hermosas para venderlas en el comercio sexual", continúa.
"Llamé a la policía y resultó que tenía razón. No era paranoia… Es horrible".
Margherita Husmanov dice que las autoridades locales ahora están un poco más organizadas. La policía patrulla regularmente la estación.
Algunas personas (principalmente hombres) que llevaban letreros con nombres de destinos llamativos, tan presentes en las primeras semanas de llegada de refugiados, han desaparecido en gran medida.
Pero como nos enteramos por varias fuentes, otras personas con malas intenciones ahora se hacen pasar por voluntarios.
Margherita Husmanov es una refugiada ucraniana que ahora es voluntaria.
Elena Moskvitina compartió en Facebook su experiencia. Ahora está a salvo en Dinamarca, así que charlamos largamente a través de Skype. Lo que le pasó es escalofriante.
Ella y sus hijos cruzaron de Ucrania a la vecina Rumania. Estaban buscando un viaje lejos de la frontera.
Asegura que falsos voluntarios en un centro de refugiados le preguntaron dónde se hospedaba.
Aparecieron más tarde ese mismo día y le dijeron que Suiza era el mejor lugar para ir y que la llevarían allí en una camioneta junto con otras mujeres.
Moskvitina explica que los hombres la miraban a ella ya su hija "de mala forma". Su hija estaba petrificada.
Le pidieron que les mostrara a su hijo, que estaba en otra habitación. Lo miraron de arriba abajo, dijo. Luego insistieron en que viajara sin nadie más que ellos, y se enojaron cuando les pidió ver sus identificaciones.
Para alejar a los hombres de su familia, Moskvitina prometió reunirse con ellos cuando las otras mujeres estuvieran en su camioneta. Pero en cuanto se fueron, explica, tomó a sus hijos y salió corriendo.
Elżbieta Jarmulska, una empresaria polaca, es la fundadora de la iniciativa Women Take The Wheel (Mujeres al volante). Su objetivo, dice, es proporcionar a los refugiados ucranianos una "burbuja de seguridad".
"Esas mujeres ya han pasado por mucho, caminando o conduciendo a través de una zona de guerra y luego están expuestas al miedo y la explotación aquí. No tengo palabras para describir cómo debe ser eso", dice.
Elżbieta Jarmulska organiza viajes seguros para las mujeres y sus hijos.
Hasta ahora, ha reclutado a más de 650 "mujeres increíbles" de Polonia, como las describe, que conducen de un lado a otro tanto como pueden hasta la frontera entre Polonia y Ucrania, para ofrecer a los refugiados un transporte seguro.
Acompaño a Elżbieta Jarmulska, más conocida como Ela, a un centro de refugiados donde se asegura de mostrar su identificación y prueba de residencia a los funcionarios, antes de preguntar si alguien quiere ir a Varsovia.
Su coche se ocupó rápido. Los pasajeros son unos refugiados, Nadia y sus tres hijos.
Ela acomodó a la familia en su automóvil bien equipado y ofreció a los niños pequeños agua, chocolate y píldoras para el mareo por si las necesitaban.
Mientras tanto, Nadia me habló de su peligroso viaje para salir de Ucrania desde Járkiv. Ya en Polonia, dijo que estaba tan aliviada de tener una mujer al volante.
Nadia y sus hijos consiguieron un transporte seguro.
Había oído hablar de los riesgos del tráfico de personas y la explotación en la radio ucraniana. Pero vino de todos modos.
Contó que su casa estaba siendo bombardeada. Los riesgos de guerra eran inmediatos.
Ela se preocupa por lo mejor para los refugiados, pues dejar la frontera a salvo no significa que el peligro haya terminado.
La mayoría de las mujeres con las que hablamos esperaba volver a casa tan pronto como terminara la violencia. Pero durante los próximos días, semanas, incluso meses, necesitan un lugar donde dormir, comer, enviar a sus hijos a la escuela, así como un trabajo para mantenerse.
Esas necesidades hacen que los refugiados sean vulnerables.
Los líderes de la Unión Europea aprobaron por unanimidad una medida para abrir el mercado laboral, las escuelas y el acceso a la atención médica para los ucranianos, pero como señalan los grupos de derechos humanos, los refugiados necesitan ayuda para registrarse e informarse sobre sus derechos.
Una de los voluntarias que conocí en la frontera polaco-ucraniana dijo que cuando estás deprimido, sin amigos y con necesidad de dinero, puedes terminar haciendo cosas que nunca hubieras imaginado.
Todos los refugiados son vulnerables a la explotación.
Esta mujer fue atraída a la prostitución cuando era más joven. Y eso, dice, es en gran parte la razón por la que ahora ayuda a las refugiadas ucranianas.
"Quiero protegerlos. Para advertirles", dice. Me pidió que no revelara su nombre. Desde entonces, cambió su vida y no quiere que sus hijos sepan de su pasado.
Cinco semanas después de la invasión de Rusia en Ucrania, los sistemas en toda Europa que revisan a los ucranianos que necesitan ayuda aún están lejos de ser infalibles.
El crimen organizado (incluido el tráfico sexual y de órganos y, con frecuencia, el trabajo forzado) no es la única amenaza. Los refugiados también son explotados por individuos.
Personas en Polonia, Alemania, Reino Unido y otros lugares han abierto sus hogares a los refugiados, la mayoría con las mejores intenciones. Pero lamentablemente no todos.
Encontramos una publicación en las redes sociales de una mujer ucraniana que huyó a Düsseldorf en Alemania. El hombre que le ofreció una habitación confiscó sus documentos de identidad y le exigió que limpiara su casa gratis.
Luego comenzó a acosarla sexualmente también. Ella lo rechazó y él la echó a la calle.
Irena Dawid-Tomczykkids, directora ejecutiva de la rama de Varsovia de la ONG contra la trata de personas La Strada, dijo que la historia era demasiado familiar.
Ese tipo de cosas pasan, con guerra o sin ella, asegura. Pero una avalancha de mujeres y niños con cicatrices de la guerra que salen de Ucrania significa que los casos de explotación y abuso aumentan.
Los refugiados adolescentes son una preocupación particular. "Todos conocemos a los adolescentes, ¿no? Son inseguros. Quieren aceptación y reconocimiento", explica.
"Y si son refugiados que están lejos de casa y de sus amigos, son aún más fáciles de explotar", continúa.
"A las chicas les puede encantar la atención que les brindan los hombres mayores. O les presentarán a una chica agradable de su misma edad, que tiene ropa genial y las invita a fiestas. Así es como comienza. No olviden que no solo los hombres son proxenetas, traficantes y abusadores".
Los factores que impulsan a las mujeres ucranianas a aceptar ofertas en internet aparentemente generosas para escapar de sus dificultades también se multiplican en tiempos de guerra.
Sin revelar identidades, Irena relata caso tras caso en los que está trabajando La Strada Polonia: chicas ucranianas que les ofreciern pasajes de avión a México, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, sin haber conocido a los hombres que las invitaron.
Los refugiados ucranianos reciben volantes con información de ayuda.
"Mis colegas estaban tratando de persuadir a una chica de 19 años para que no fuera con su amiga a la casa de un hombre", dice.
"Ella sabe que su amiga ha sido golpeada. Pero el hombre la llama a su celular, le dice cosas bonitas y le ofrece regalos. Si insisten en ir, les rogamos a las niñas que al menos se registren con las autoridades locales. Si no lo hacen, tienen nuestro número de teléfono", explica.
"Espero que nos puedan llamar si nos necesitan".
Los gobiernos de toda Europa han prometido solidaridad con Ucrania.
Y los grupos de derechos humanos quieren que cuiden mejor a quienes corren por sus vidas. Necesitan protección.
Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.
© 2022 BBC. La BBC no se hace responsable del contenido de sitios externos. Lee sobre nuestra postura acerca de enlaces externos.

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mundial

Deportistas rusos sufren consecuencias por guerra Rusia vs Ucrania – Hoy Fut

Ultima Palabra

Published

on

RUSIA.- El mundo del deporte se ha visto afectado por los conflictos entre Rusia y Ucrania, donde no solo se han cobrado vidas, también han causado un fuerte impacto en todos los ámbitos sociales.
Deportistas rusos sufren consecuencias de la guerra | Twitter
Eventos deportivos que estaban programados para llevarse a cabo en Rusia han sido cancelados o movidos a algún otro lado, tal es el caso de la Final de la Champions League, que cambió su sede a París.
Además de esto, deportistas, clubes y selecciones de Rusia han sido excluidos de eventos internacionales.
Algunos deportistas han optado por cambiar de nacionalidad para poder competir o han participado con bandera neutral. Deportistas de todo el mundo se han manifestado en contra de la guerra y consideran injustas las medidas que se han tomado en contra de los atletas rusos.
{{author}} {{#date}} – {{date-format}} {{/date}}

{{author}} {{#date}} – {{date-format}} {{/date}}

source

Continue Reading

Mundial

Mujeres de Estonia se preparan para una posible guerra vs. Rusia. | T3rcer Milenio 360 – TV Azteca

Ultima Palabra

Published

on

Al ingresar reconoces estar de acuerdo con el Aviso de Privacidad
Estonia tiene una larga historia de conflicto con Rusia, ya que estuvo bajo el control soviético durante 47 años, por lo que las mujeres de Estonia han decidido prepararse para una guerra ante un posible ataque de parte de Vladimir Putin.
Somos una nación pequeña, estamos justo al lado de Rusia y estoy segura de que intentarán invadirnos algún día. No estoy segura de qué día será, pero quiero estar lista para eso. No quiero ser como las familias en Ucrania que se estaban preparando para el siguiente día de trabajo, para días escolares, cuando básicamente en medio de la noche se desató el infierno”, expresó una mujer que está decidida a combatir a Rusia.
Hasta ahora, más de 1000 mujeres de todos los oficios se han ofrecido como voluntarias para unirse a la Organización de Defensa de la Mujer, desde que comenzó el conflicto entre Rusia y Ucrania el pasado 24 de febrero.
TE PUEDE INTERESAR: Misil ruso impacta un centro comercial en Ucrania.
Tienes que estar preparado y saber cómo defender tu hogar y quién mejor para defender su hogar que una mujer. Tengo 76 años y soy auditora interna”, dijo otra de las mujeres que están alistándose para una posible guerra.
Estonia ha sido uno de los países que ha apoyado a Ucrania proporcionando artillería y misiles antiblindaje, sin embargo, el país también está planeando organizarse mejor para poder adquirir lo necesario en caso de un ataque por parte de los rusos.
Las mujeres en Estonia se caracterizan por ser mujeres fuertes resistentes ante cualquier situación. Por ello, han sobrevivido a las dificultades y planean seguir haciéndolo durante mucho tiempo más.
¡No te pierdas la investigación completa y más programas de T3rcer Milenio 360 por a más + 7.2!
Periférico Sur 4121,
Col. Fuentes Del Pedregal, C.P. 14140,
Ciudad De México, México.
[email protected]
5517201313 | Conmutador

source

Continue Reading

Mundial

Rusia y Ucrania: Antecedentes históricos y políticos para un debate – Diario y Radio Universidad de Chile

Ultima Palabra

Published

on

Año XIV, 1 de julio de 2022
Columna de opinión por Svetlana Agaltsova
Jueves 30 de junio 2022 14:25 hrs.

Para hablar de la situación hay que contar con diferentes niveles de aproximaciones a la realidad.
Desde el punto de vista humanístico hay víctima y victimario, hay muchos sufrimientos, muchas muertes. Desde este punto de vista a ninguna persona normal y sana es imposible que no le duela lo que está sucediendo.
Este enfoque, sin embargo, no tiene nada que ver con un análisis objetivo. Por el contrario, nos lleva a las emociones y produce lar reacciones a veces muy extremas. A mí me gustaría hablar sobre este conflicto enfocándome más en los temas de las causas que lo provocaron y también de las consecuencias probables no solamente para Rusia o Ucrania sino para todo el mundo.
Yo quiero tocar un tema muy especial. El tema de la Inevitabilidad de esta guerra. No diría nada nuevo hablando de las guerras como del factor muy importante para el desarrollo del capitalismo. El capitalismo es un sistema extensivo y expansivo. Tiene que seguir expandiéndose. El sistema capitalista necesita una periferia. Tan pronto como cae la tasa de ganancia mundial, el capitalismo agarra un pedazo de la zona no capitalista y la convierte en su periferia, una zona de las materias primas, de mercados de ventas y de mano de obra barata. La tasa de ganancia crece. Y así hasta que venga otra crisis.
A principios de la década de 1980, tres grupos de expertos estadounidenses encargados por Reagan hicieron un pronóstico del desarrollo mundial. Los tres grupos, trabajando de una forma independiente, llegaron a conclusiones muy similares. Viene una crisis. Su primera ola cae en 1987-1988. Y la segunda en los años 1992-1993. En este periodo, según los pronósticos, en el segmento capitalista del sistema mundial, la producción caerá en un 20-25%. En el segmento socialista – en un 10-12%.
Quiero recordarles otra vez: se trata de la época de 1992-1993.  La Unión Soviética dejó de existir justamente un año antes de la segunda ola pronosticada de la crisis. De hecho, el colapso de la URSS retrasó esta crisis por mucho tiempo. La destrucción de la economía soviética creó nuevos mercados para la industria occidental. También facilitó el acceso a los ricos recursos naturales de la ex Unión Soviética. Pero al pasar 20 años, este estímulo, que le dio al mundo la oportunidad de continuar existiendo sin ningún cambio estructural especial, se agotó. Como resultado, la crisis golpea tremendamente la economía global en 2008. Desde entonces, estamos viviendo en una crisis continua. Según la opinión de algunos analistas rusos contemporáneos, con la derrota de la URSS, el capitalismo triunfó en todo el mundo. Pero, gracias a esta victoria, esta vez cubrió todo el planeta, y para él terminaron las posibilidades de un desarrollo extenso. El capitalismo se ha agotado y esta crisis es la última. Los años 2018 y 2019 nos mostraron que no solamente la economía mundial, sino toda su infraestructura se encontraban en un estado de sobrecalentamiento. La pandemia de coronavirus ha enfriado mucho la economía, pero no ha sido suficiente. Así que ahora la guerra se convierte en la única alternativa para retrasar el colapso del sistema económico mundial.
Rusia en esta guerra debería jugar el mismo rol que jugó la URSS en 1991. Así como la destrucción de la URSS aseguró durante tres décadas el desarrollo económico del Occidente, el colapso de Rusia actual debería prolongar su existencia para próximas dos-tres décadas.
Según yo veo y entiendo este conflicto, esta no es una guerra entre Rusia y Ucrania. Es una guerra del Occidente unido contra Rusia.
Pero desencadenar una guerra directa contra Rusia puede tener consecuencias graves e irreversibles. Pues Rusia tiene el botón nuclear. Más fácil destruir este país involucrándolo en algún tipo de aventura militar con un tercer país que no tenga ese botón nuclear, y con una condición de que esta aventura sea prolongada. Por lo tanto, es necesario ayudar a este tercer país abasteciéndolo de recursos y armamentos para agotar a Rusia. Estamos hablando ahora de una guerra proxy.
Y ahora volvemos al tema de Ucrania. Dada la complejidad de la historia ucraniana y de las relaciones muy complicadas entre Ucrania y el centro político de la Unión Soviética, teniendo en cuenta las características étnicas y socioculturales de su población, así como la ubicación geográfica, era imposible encontrar un mejor país para desatar un conflicto destinado a destruir a Rusia como estado.
Yo no estoy exagerando. Creo que el objetivo final de este conflicto, planeado por el Occidente, no era solo debilitar económica, política y militarmente a Rusia, sino también provocar una especie de estallido social, o un golpe de Estado, que llevaría a la caída del gobierno de Putin.
De hecho, Ucrania en este conflicto sale una víctima que juega el papel de una herramienta, nada más. O digamos, el papel de un abrelatas para abrir un tarro de conservas. Hay que darse cuenta de que a los beneficiarios del conflicto no les importan ni un pelo miles y miles de víctimas de esta tragedia.
¿Por qué creen que Ucrania nunca fue admitida en la OTAN? ¿A pesar de todas las promesas y a pesar de las solicitudes múltiples del presidente Zelenski? Es que este país como miembro de la OTAN nadie lo necesitaba. Y no por ser insuficientemente europeo. No. El Occidente necesita a Ucrania como a un país fuera de cualquier bloque militar. Desatar una guerra proxy es más seguro que una confrontación directa entre la OTAN y Rusia. Las promesas del Occidente respecto al ingreso de Ucrania en la OTAN, dadas antes de iniciarse el conflicto, fue una mentira. Una mentira que dio a Zelenski una ilusión de que Ucrania en el conflicto directo con Rusia estaría protegida 100 %.
Después del colapso de la URSS en el 1991, se proclamó la independencia de Ucrania. A partir de ese momento, comenzó una nueva etapa en la historia de este país. Sin duda alguna podemos considerar lo sucedido durante este periodo, como una serie de antecedentes del conflicto actual. Voy a mencionar lo más importante.
La discriminación de la etnia rusa en la región de Donbas se hace permanente y toma las formas horrorosas. Y no se trata solamente de la prohibición del idioma ruso o de algunos partidos políticos. Las milicias nazis entraban en los pueblitos o ciudades chicas y obligaban a la gente, a cualquiera que se encontrara, decir algo en ucraniano. Y si la gente no lo sabía hacer con un acento correcto, los mataban o los enterraban vivos. Hay muchas fosas comunes en Donbass. Hay que mencionar también los bombardeos permanentes de barrios residenciales, los hospitales y colegios. Se cuenta con unas 13 mil víctimas de este conflicto durante últimos 8 años. Entre ellos centenas de niños.
La comunidad democrática europea y mundial no le hizo caso. Permanecía con ojos cerrados, como si no hubiera pasado nada, o como si fuera algo normal.  Algunos periodistas occidentales que trabajaban en Donbass intentaban hablar de lo que estaba pasando, pero nadie quería escucharlos.
Ninguno de estos acuerdos ha sido implementado por la parte ucraniana. Los ataques del ejército ucraniano contra la población civil de Donbass siguen continuando hacia el día de hoy.
El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

source

Continue Reading

Trending

Copyright © 2022 ULTIMA PALABRA