Connect with us

Nacional

Leyendo a Peña Nieto – LetrasLibres.com

Ultima Palabra

Published

on





El pasado 21 de enero el presidente Enrique Peña Nieto visitó el municipio de Las Margaritas, Chiapas, para lanzar desde allí la así llamada Cruzada Nacional contra el Hambre. En esa comunidad, alguna vez ocupada por el Ejército Zapatista, y ante un nutrido corro de gobernadores y senadores y diputados y secretarios de Estado, Peña Nieto realizó una hazaña retórica nada modesta: presentó el que parece ser el principal programa social de su gobierno, expuso la manera en que el Estado mexicano se alista para combatir una vez más la pobreza, sin hablar apenas de la pobreza misma. Hay que ver: entre las dos mil y pocas palabras que leyó ese día ninguna fue desigualdad o iniquidad o explotación o concentración o corrupción, y ni siquiera propiedad, tenencia o mercado. Revísese el texto: dos mil palabras acerca de la “condición lacerante” que padecen millones de mexicanos y ni una línea sobre el modelo económico en que esa laceración tiene lugar, ni una referencia a la asimétrica distribución de los recursos, ni el más mínimo esfuerzo por identificar las causas de la miseria y de su violenta persistencia a lo largo de nuestra historia. Nada. Dos mil palabras. Aplausos.
Lo que sí hubo aquel día en el discurso presidencial fue un leve asombro (¡oh, Chiapas, tantas “selvas, agua en abundancia, climas y productos variados” y tanta miseria!) y una clara intención de minimizar el problema de la pobreza, de ubicarlo en los márgenes del país y no en el centro mismo de la sociedad mexicana. El escenario elegido para el evento es ya significativo: una comunidad en los bordes de la nación, casi en la frontera con Guatemala, y no cualquier ciudad, donde la pobreza urbana no es menos masiva ni menos escandalosa. También sintomáticos son esa negativa a conectar el fenómeno de la miseria con otros procesos sociales y el anuncio, repetido cuatro veces por Peña Nieto, de que la “primera prioridad” de la campaña es y debe ser atender los cuatrocientos municipios más necesitados del país, como si la pobreza fuera un mal incrustado en sitios precisos y pudiera ser extirpado sin necesidad de alterar el resto del sistema. Al final no extraña que, con un diagnóstico tan insuficiente, el gobierno proponga lo que propone, una cruzada asistencialista animada por la ciudadanía (“Las mujeres y los jóvenes serán el ejército que movilizará la Cruzada”), y no políticas de redistribución o reformas al modelo económico.
A estas alturas la detención de Elba Esther Gordillo tiene aún a la mayoría de los columnistas preguntándose si esa acción fue tan solo un acto aislado del gobierno o si ya revela el estilo personal de gobernar del nuevo presidente. Por lo pronto, esto puede decirse: a cien días de la toma de posesión es ya posible identificar un estilo personal de hablar de Peña Nieto y –¡malas noticias!– no es muy distinto a lo mostrado aquel día en Las Margaritas ni a lo que acostumbran desde hace años los dirigentes de los regímenes neoliberales. Para empezar, el tinglado discursivo de Peña Nieto se monta sobre ese lugar común que tantos han venido masticando desde la caída del comunismo: la idea de que ha terminado la era de los grandes proyectos políticos y es hora de ser eficientes. El primero de diciembre, en Palacio Nacional, Peña Nieto lo puso de este modo: “La democracia plena llevó su tiempo, pero hoy la democracia ha logrado consolidarse y ser parte de nuestra cultura.” Un día después, en la firma del Pacto por México, agregó: ahora que la democracia es ya una “realidad irreversible”, no queda sino dar “el siguiente paso en el perfeccionamiento democrático: transitar del sufragio efectivo al gobierno eficaz.” Una y otra vez aparece entre sus palabras ese término, eficacia, lo mismo que la noción de que el Estado, para ser eficaz, debe adaptarse al ritmo y las circunstancias del mercado global. Es decir: el Estado no está ahí para alterar ese ritmo y esas circunstancias, y ni siquiera para servir de contrapeso a las dinámicas mercantiles, sino –tal como dejó ver la reforma laboral– para adecuar las leyes y estructuras al estado actual de las relaciones sociales. Es, al fin y al cabo, el argumento de la modernización que tantas veces han blandido los gobiernos latinoamericanos: vamos a destiempo, un paso atrás del mercado, y la prioridad es darle alcance, no desarrollarnos más equitativamente. Es, también, ese falso realismo que Jacques Rancière descubrió en las democracias consensuales: “la lógica policial del orden que afirma, en cualquier circunstancia, no hacer más que lo único que es posible hacer.”
Desde luego que un gobierno que insinúa que los proyectos ideológicos son cosa del pasado, y se define como un “gobierno facilitador” (EPN,1 de dic.), hará cuanto sea posible para distanciarse de la dicotomía izquierda/derecha y situarse en un supuesto centro político. Desde luego que evitará mezclarse en polémicas culturales (véanse las tímidas referencias de Peña Nieto a la historia mexicana) y gastará un lenguaje técnico, desprovisto de toda ilusión política y saturado de términos (eficacia, excelencia, calidad) que rara vez alientan la controversia. Desde luego que revestirá sus acciones con un lenguaje de unidad y consenso (alianza, frente común, Pacto por México) y advertirá que todo disenso no es sino “encono” y “discordia” y que, por lo mismo, puede ser “desterrado” (EPN, 1 de dic.) con buena voluntad. Todas estos recursos retóricos, practicados por Peña Nieto en todos y cada uno de sus mensajes públicos, persiguen al final un efecto nada democrático: ocultar el conflicto, negar el antagonismo social y político.
Aunque ya un tanto obvio y gastado, este tipo de discurso no deja de plantear problemas a todos aquellos que, ubicados a la izquierda del espectro político, deseamos debatirlo. Por una parte, esconde su signo ideológico detrás de una superficie tecnocrática –y de ese modo condena a sus antagonistas a debatir técnicamente o a practicar una suerte de crítica que ya otros tacharán de paranoica o sospechosista–. Por otra parte, al jugar la carta de la unidad y el consenso, reduce el espacio para el desacuerdo. Por ejemplo, si uno señala las limitaciones del Pacto por México y advierte sobre el peligro de acotar la política al acuerdo entre las fuerzas ya constituidas, ya escucha: ¿qué tú no estás con México? De un modo u otro, es urgente superar el impasse en que se encuentra la opinión pública de izquierda desde el primero de diciembre del año pasado (impasse solo roto por algunas voces aisladas y refrescantes, como las de los miembros del colectivo Democracia Deliberada) y oponer un discurso de veras crítico a las palabras del gobierno.
Ese contradiscurso, me parece, debe cumplir con, por lo menos, cinco tareas:
Primero, insistir una y otra vez en que debajo de las políticas y el habla de los dirigentes estatales hay una ideología y tiene nombre: neoliberalismo.
Segundo, poner en suspenso el término restauración (que tiene a muchos meditando si esta o aquella práctica es o no esencialmente priista) y activar un signo que le va mejor al gobierno de Peña Nieto: continuismo.
Tercero, señalar cuantas veces sea necesario que el conflicto social existe, que no ha sido sembrado allí por el encono de algunos actores políticos y que no desaparecerá con acuerdos cupulares ni programas asistencialistas ni llamados a la buena voluntad.
Cuarto, rechazar la idea de que no hay más soluciones que las que el gobierno ofrece y alumbrar otras experiencias políticas y sociales exitosas, nacionales o comunitarias.
Quinto, denunciar todo intento de reducir la política al acuerdo entre partidos y grupos de poder y advertir que hay, y siempre habrá, otros muchos sujetos políticos: minorías, comunidades, multitudes. ~
No.280 / abril 2022

Ucrania Heroica
VER CONTENIDO
EDICIÓN ESPAÑA
SUBSCRÍBETE

No.247 / abril 2022

Ucrania Heroica
VER CONTENIDO
EDICIÓN MÉXICO
SUBSCRÍBETE

Aparece en:
No.172 abril 2013
Autocrítica liberal
México
Versión PDF
RELACIONADAS
NOTAS AL PIE
AUTORES

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nacional

Tianguis de Toluca en los años 70's – DigitalMex

Ultima Palabra

Published

on

Hoy daremos una pequeña remembranza de la década de los70´s, y comentaremos un poco lo que fue el tianguis de Toluca.
Empezamos a comentar sobre el aspecto social de esta grandiosa  década, que me tocó vivir en mi adolescencia, y  se caracterizó por sus grandes bailes, entre ellos la coronación de las reinas de los importantes clubes de servicio social de Toluca  como el de los Leones y Rotarios, así como el de los Caballeros de Colón; pero hoy nos referimos en especial al “baile de debutantes” (donde se presentaban en sociedad a las niñas bien de esta década setentera acompañadas de sus apuestos chambelanes), este gran evento se efectuaba en el fastuoso Salón Rojo del Club Toluca, llevándose a cabo el primer baile el sábado 9 de mayo de 1970 precedido ya como jefe del ejecutivo el recién estrenado gobernador Profesor Carlos Hank González acompañado de su esposa Doña Guadalupe Rhon de Hank, quien por cierto su hija Maricela estaba dentro de este grupo distinguidas señoritas debutantes.
Entre las señoritas presentadas en sociedad en este baile estuvieron: Maricela Hank Rhon, Teresita Santín, Esther Ceballos García, María de las Mercedes Madrid Gomestagle, Julieta Guzmán Brunet, Patricia Barrera Trevilla, Josefina Camacho Miranda, Carmelita Zarza Brambila, Lupita Moreno García, Martha Margarita Moreno Ortiz, Gabriela Márquez Pichardo, Ana Elena Zafra, Aida Pérez Pesquería, Teresita Chiquillo Barrios, Leticia Pérez Leyva, Verónica Corona Maya, Flor de María Molina Carbajal, Gloria Salgado Yurrieta, Lolita Salgado Márquez, Alejandrina Martínez Vila, Alejandra Ballina Neidarth, Clara Elisa Ortiz Solalinde, Cecilia Gaxiola, María de las Mercedes Rojas Moreno, Norma Lorena Hernández, Leonor Martin García, Lilia Patricia Cook Martínez y Patricia Calderón. (si omito alguna pido una disculpa).
 
GO 01
 
Las debutantes de otros municipios fueron: por Naucalpan Bertha Mateos Vizcaíno, por San Felipe del Progreso, Leticia Contreras Contreras, por Ozumba, Martha Elena Quiroz Corona, por San Juan Teotihuacán, María Guadalupe Anaya, por Atlacomulco, Dolores Valencia del Mazo, por Temascaltepec, Edith Álvarez y por Ecatepec, Nidia Acela Muñoz P. Todas ellas acompañadas por sus apuestos jóvenes chambelanes (niños bien 70’s), entre ellos Víctor Alvear, Germán Muciño Labastida, Germán Gasca Pliego, Enrique Barrios Martínez entre otros.
Otros grandes bailes de gran relevancia lo eran la coronación de la reina del Club de Leones de Toluca donde todo Toluca se daba cita, este gran baile se llegó a efectuar en un principio en el Salón Clarish cito en Avenida Morelos esquina con Felipe Villanueva propiedad de la familia Espinoza, (hoy museo del Deportivo Toluca); tiempo después se empezaron a llevar a cabo en el salón Rojo del Club Toluca, así como también el baile del Club Rotario y de los Caballeros de Colón.
De igual forma en mi memoria existe el recuerdo de las grandes posadas llevadas a cabo y ofrecidas por profesor Hank González y familia (por cierto, grandes anfitriones) efectuadas en su Rancho San Catarino ubicado en el municipio de Santiago Tianguistenco, donde gran parte de los Tolucanos (gentilicio del gran maestro Carlos Olvera), y personalidades del D.F.  (hoy CDMX), se daban cita para disfrutar al máximo de ese gran evento donde no había distinción de clases sociales.
Sin embargo, también otros recuerdos que llegan a mi memoria eran las muy conocidas posadas en esta ciudad de familias muy conocidas como: los Zarza Brambila, Nava Barbosa y Gómez de Orosco entre otras, donde gran parte de las adolescentes 70’s se daban cita para divertirse o que cupido tocará el corazón de alguna chica toluqueña.
Otra tradición muy setentera para los adolescentes, era ir los domingos a la Alameda, a tomar helado de la famosa “adios tu presumida” (Don Fede), donde se reunían las señoritas y los jóvenes conocidos de esa época a platicar y dar la vuelta tanto por la mañana (saliendo de la misa de 1:00 pm del templo de El Ranchito) y por la tarde, donde para muchos de ellos también cupido estaba a la orden del día. Por cierto, en esta década ya la fuente de sodas “El Park” ubicada en la esquina de las calles de Quinta Roo con Hidalgo desaparecía para empezar la construcción del edificio que hoy alberga las oficinas centrales del ISSEMYN.
 
GO 02
 
Viernes, día de plaza;
Mercado 16 de septiembre (Avenida Lerdo):
Hoy el majestuoso Cosmovitral:
Hasta la fecha no deja de ser conocido, nombrado y popular en todo el país lo que fue en su momento el gran tianguis de Toluca. Los que lo conocimos en otras épocas podemos comentar que muchas de las costumbres de este mercado ya no existen. Todavía hay tianguis ubicado es cierto, pero analizándolo bien, poco queda de su autenticidad en lo que es vendido, en cómo y quiénes eran los que compraban.
Ahora que luce majestuoso y muy visitado el Cosmovitral símbolo actual de arte, cultura y grandes eventos, en otros tiempos este inmueble porfiriano albergo el comercio en todas sus ramas. Desde 1933, cuando el Presidente Municipal de Toluca Don Manuel Sotelo, mandó construir locales en su interior, los comerciantes llegaban cada día muy temprano a instalar sus puestos semifijos, extendían sus mercancías y, ya tardé las levantaban. Todo esto en el interior.
 Afuera en la calle de Juárez, que venía a desembocar a la calle de Lerdo (otrora calle de Tenería) se encontraba la fábrica de hilados y tejidos denominada “La Industria Nacional” y las propiedades del señor Eduardo González y Pichardo y de la señora Juanita Nava de Zenil. Estas propiedades fueron derribadas para dar continuidad precisamente a la calle de Lerdo. (Don Eduardo González y Pichardo nació en Ocoyoacac en 1868 y murió en la ciudad de México en 1935, fue Presidente Municipal de Toluca en varias ocasiones, y entre sus obras más importantes destaca la terminación de los portales de Toluca, que en extensión son los más grandes de nuestro país, esta obra fue inaugurada por el gobernador General José Vicente Villada en 1917), esta composición de dichos portales quien en 1832 el toluqueño José María González Arratia empezó esta magna obra. se constituye por tres secciones: Oriente que cuenta con 37 arcos y estos llevan el nombre de 20 de noviembre, también conocido como Constitución, en el lado sur existen 44 arcos denominado Francisco I Madero, el lado poniente cuenta con 35 arcos con el nombre de portal Reforma y finalmente 4 arcos que se abren hacia independencia, haciendo un total de 120 arcos.
El amplio tramo comprendido entre Lerdo y General Prim, hoy Santos Degollado, estaba todo empedrado, en ese lugar, a diario se instalaban comerciantes de la venta de jarcia (rafias, cordeles, piolas, hilos, cuerdas), con sus tendidos de lazos, canastas y ayates que alfombraban el empedrado. Seguían puestos de sombreros de palma ejemplo de Don Francisco Águila, y junto a él, tan viejo como sus fierros, se ubicaba Don Celedonio Ortega. También se instalaron en ese lugar los puestos de sarapes, de ceñidores, rebozos como los de Tenancingo y Santa María, y el popular rebozo de bolita; en este negocio eran muy conocidos los hermanos Cárdenas, Don Fermín Gaytán y Don Domingo Jiménez. Este giro del rebozo fue muy bueno ya que todas las mujeres de los pueblos lo usaban.
Este era el comercio casi del diario, pero llegado el viernes, las calles que circulaban el edificio porfiriano del mercado: Juárez, Rayón, Lerdo y General Prim hoy Santos Degollado, eran invadidas por los comerciantes que, venidos de todo el estado, muy de madrugada se iban instalando en su lugar de costumbre. En determinadas calles vendían productos de cierta clase; es decir, cada zona se especializaba; por ejemplo, en la calle de General Prim, cerca del templo del Carmen, se vendían nichos de santos de madera corriente, pintados en vivos colores, seguían los puestos de las cucharas, en su mayoría mujeres con toda la artesanía de San Antonio la Isla, donde se trabaja hasta la fecha artesanía de madera; en los tendidos de estos puestos se encontraban cucharas de todos los tamaños usadas en la cocina mexicana, como los molinillos, palas, las hermosas polveras en la que se grababan el nombre o la frase que el cliente solicitara, que decir de los juguetes que ya nadie aprecia, pero que muchos años fueron el entretenimiento de niños y adolescentes (entre ellos yo), quien no jugó al balero, al yo-yo, a los carritos de madera y a las pirinolas ¡
Al llegar la Semana Santa y las fiestas patrias se vendían las tradicionales matracas que, al girarlas, dejaban oír su sonido inconfundible, estos artesanos ocupaban todo el frente de la plazuela del Carmen, donde tiempo después se levantó la Plaza España, adornada con las figuras de Sancho Panza y el Quijote; hoy en día luce esplendorosamente el Planetario y parte del Parque de la Ciencia Fundadores.  En esta misma plaza se hacía la venta de animales vivos, llegando comerciantes con grandes huacales repletos de gallinas, patos, guajolotes y uno que otro gallo de pelea; también se llegó a vender puercos y borregos. Aun lado de esta plaza estaba la venta de la loza de barro, llamando la atención las grandes cazuelas para los guisos típicos mexicanos como el mole, taco de viernes etc.
Así mismo se vendían los cántaros para el agua o para el pulque, los comales, jarros, los bacines, sin faltar los juguetes para los niños como cazuelitas de colores, las alcancías, y una variedad increíble de loza en miniatura, traída desde distintos puntos del estado como Metepec, El Oro, Valle de Bravo y también de otros estados como Jalisco. Entre estos puestos, se intercalaba alguno que vendía indispensables trasteros o muebles rústicos para colocar loza, y también cuchareros, una especie de repisa para cucharas y molinillos. Entre uno que otro puesto por ahí se vendían molcajetes y metates de piedra negra de Oaxaca antes de que fueran desplazados por la licuadora.
Hay que hacer la aclaración de que la calle que hoy lleva el nombre de Santos Degollado tenía tres nombres en diferentes cuadras: de la iglesia del Carmen al poniente se llamaba Cura Merlín; de la iglesia hacia el oriente, Plaza España; y de la calle de Juárez al oriente, General Prim. Con esta referencia, volvamos a la Plaza España esquina con Juárez, área empedrada de la que ya hice referencia. Ahí los viernes aumentaba el comercio de diario: los de la jarcia, además de lo acostumbrado, traían cinchos, cedazos, chiquigüites, acocotes y uno que otro cuero para el pulque. Los artesanos de San Pedro Totoltepec, tendían sus petates y de hecho alfombraban gran parte del empedrado. Cerca de ahí, la venta de cueros para curtir, de zaleas de lana, negocio que conocía muy bien Don Luis Correa. Ahí también se vendían jícaras y bateas. Ese día los puestos de rebozos y sarapes lucían su policromía.
Siguiendo por la calle de Juárez hacia Independencia, se instalaron puestos más formales, con sus bancos, tarimas y manteados, como si fueran un campamento. Ahí se realizaba la venta de huaraches o de zapato catrín, negocio en el que destacaba don Refugio Mondragón; la ropa de mezclilla, los overoles que vendían los árabes para los obreros. Los varilleros vendían listones, tiras bordadas, paliacates, hilos y gran variedad de adornos, además de muñecos de celuloide.
Entre las costumbres de día de plaza, una muy popular era que las amas de casa, de todas las clases sociales, dedicaban una mañana para hacer sus compras, con lo que se surtían para toda la semana (quién no recuerda acompañar a su mamá hacer esas compras), y era de verse como las señoras, llevando ellas mismas su canastas, otras llevando la gente de servicio para apoyarlas, llegaban por la calle de Juárez a buscar, afuera de las tiendas “El Cairo” del señor Cuevas o el “Crédito” de don Ciro Estrada, a algún cargador que ya con su refino esperaba a su eventual patrona. Lleno el canasto de buen surtido para la semana, el cargador, al lado de la sirvienta, lo llevaba sobre sus espaldas a casa de la señora, mientras esta se quedaba para hacer las compras de la ropa u otro artículo, casi siempre se encontraban con algunos conocidos, pero era muy breve su plática ya que los cargadores al caminar gritan: “! ¡Ahí les va el golpe! ¡hágase a un lado!”.
Costumbre de ese día sin comentar, era que en casi todas las casas se comía el famoso “taco de plaza” con más de 15 ingredientes, ya que se había llevado en el canasto todo lo necesario para elaborarlo.
Que yo recuerde y haya comido eran parte de los ingredientes: pata, nopales, acociles, queso blanco, charales, sardinas, pescados blancos de Lerma, barbacoa, chicharrón, jitomate, cebolla, cilantro, chiles manzanos, chiles en vinagre, papaloquelite y guajes.
Tras ese día de arduo trabajo y tarde de regocijo, por los pulques y chumiates, de regreso de los comerciantes a sus lugares de origen por el lado del río Verdiguel, en ese entonces al descubierto, muchos de ellos se paraban allí a hacer sus necesidades y había una especie de barranca que era muy peligrosa en temporada de lluvia, es por ahí donde muchos caían, resultando golpeados y por lo general, perdían sus sombreros y sus cobijas y eso género tan célebre frase de “Toluca no mata, nomás taranta, quita cobija y avienta a la barranca”.
El tiempo ha pasado y con él, mucho de lo que aquí escribo ha desaparecido.

<ins class="adsbygoogle" style="display:block;width:300px;height:250px;margin:0 auto;" data-ad-client="ca-pub-5435147406077113" data-ad-slot="7374022597"
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Toluca: Rescatando identidad

source

Continue Reading

Nacional

Comando armado quema vehículos en #Toluca – DigitalMex

Ultima Palabra

Published

on

Toluca/Estado de México
Sujetos armados irrumpieron en un inmueble donde quemaron carros, en la capital mexiquense.
#Rapiña: Tráiler sin frenos queda destrozado en la México-Toluca
Los hechos tuvieron lugar en la colonia Electricistas, donde autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) ya investigan el móvil.
El incidente se registró sobre las calles Texcoco y Jiquipilco al momento que desconocidos llegaron para quemar los autos estacionados.
 
queman autos toluca
 
En este sitio, los vecinos comenzaron apagar el fuego, hasta que llegaron autoridades y Bomberos.
Los vehículos dañados fueron un Chevrolet tipo Chevy así como un Volkswagen tipo Vocho.
De acuerdo con un reporte, los sujetos huyeron en un Ford Mustang, con rumbo desconocido.
Choque de combis deja varios lesionados, en #Zumpango

source

Continue Reading

Nacional

Tren México-Toluca: el voluntarismo de AMLO… y de Claudia – El Financiero

Ultima Palabra

Published

on

La Feria
Tan pronto como hoy lunes el gobierno de la República y el de Ciudad de México podrían pactar que el tramo 3 del Interurbano México-Toluca, el que llega a Observatorio, sea construido por empresas distintas a Caabsa, que ganó el contrato en noviembre de 2014.
Esa parte del tren, que originalmente se prometió para diciembre de 2016, está atorada. La obra que iba a ser emblema del peñismo ha sido una pesadilla para dos administraciones, y para el presupuesto: el costo total se ha triplicado: hoy se estima en 90 mil millones de pesos.
Pero Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum están empeñados en concluirla en septiembre del año que entra, una meta que podría indigestar las aspiraciones presidenciales de la jefa de Gobierno y la imagen del tabasqueño.
La historia de los retrasos de ese tramo se explica, según varias fuentes, por diversas razones.
Hay quien cuestiona de entrada que se haya entregado a la compañía de Luis y Mauricio Amodio. Pero es cierto que el no haber contado con derecho de vía, particularmente en la zona de Vasco de Quiroga, emproblemó tempranamente la obra: de los casi 17 kilómetros del tramo sólo se tenían derechos, y encima no eran continuos, en menos de la tercera parte.
En agosto de 2019 la obra la asumió la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes; entonces surgieron quejas de que no se liberaban oportunamente recursos a la constructora. Justo al año, la Secretaría de Obras de Ciudad de México retomó la responsabilidad del tramo, como se había planeado originalmente. Además se licitó una nueva estación del tren, la de Vasco de Quiroga y un puente atirantado. VISE e ICA, respectivamente, fueron las empresas adjudicadas.
Para terminar el tramo se necesitarán alrededor de 10 mil millones de pesos, que tendrían que fluir abundantemente en poco más de 14 meses, pues el Presidente, que lo había prometido para 2022, quiere concluirlo en 09/23.
Para ello, según las fuentes, el mandatario y la jefa de Gobierno invitarán a un puñado de empresas a entrar al quite; entre esas no estará Caabsa, invitada a aceptar una “terminación anticipada de contrato”. Lo que no se sabe es si le pagarán alrededor de 2 mil millones de pesos de gastos no recuperables que se han venido reclamando desde septiembre pasado.
En resumen. Peña Nieto empezó una obra para la que no tenía el derecho de vía en complejas zonas de la capital de la República. Y desde entonces, como dijo López Obrador en la mañanera del 25 de mayo, este tren “está sacando más canas de las que tenemos”. El Presidente agregó que el proyecto está “complicadísimo. No han quedado bien las empresas y hemos tenido problemas, pero ahí va”.
El Ejecutivo está de plácemes porque inauguró unas oficinas en Paraíso, Tabasco, de lo que algún día será una refinería. Una que, como el tren México-Toluca, costará mucho más de lo prometido.
Qué bueno que Sheinbaum se comprometa a terminar este tren. Pero, ¿hay necesidad de forzar una fecha? Lo responsable no es el voluntarismo, sino que se concluya y bien, no para lucimiento electoral de nadie, sino para rescatar todo lo gastado y para dotar de un nuevo medio de transporte a capitalinos y mexiquenses.
De lo contrario, en 14 meses estaremos viendo la inauguración de unas vías donde por meses nadie podrá viajar a Observatorio desde Toluca. Como con la rifa no rifa, o con la refinería que va pa’ largo antes de que refine un solo litro de gasolina. Qué necesidad.
Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.
© Copyright, Grupo Multimedia Lauman, SAPI de CV
© Copyright, Grupo Multimedia Lauman, SAPI de CV

source

Continue Reading

Trending

Copyright © 2022 ULTIMA PALABRA